Ideas para decir 'lo siento': ¿sueles pedir perdón?

Pedir perdón
ISTOCK

Hay veces que la relación con los demás no resulta muy fluida; aún más, en ocasiones el hombre es verdaderamente un lobo para el hombre, como dijo aquel filósofo. Y, sin embargo, estamos llamados a la felicidad y a la concordia. ¿Qué ocurre? ¿Es que somos incapaces de pedir perdón, de decir "lo siento"? ¿Es que dejamos que el resentimiento nos bloquee? Quizá sea en la juventud cuando más importante resulta aprender a perdonar.

De la frustración a la liberación

Así como el resentimiento pertenece al área afectiva, el perdón se encuadra en el área de la voluntad, es decir, en una zona superior. Cada vez que perdonamos optamos por cancelar la deuda moral que el otro ha contraído con su proceder, es decir, le liberamos en cuanto deudor.Es natural que tras la ofensa, en cualquier persona, se disparen automáticamente las tendencias emocionales negativas: forma parte de la naturaleza humana.

Pero cuando no perdonamos se instaura un déficit de libertad, pues se producen una serie de ataduras que hacen que quedemos estancados, atados, frustrados.Pero el hombre es un espíritu encarnado y si se permite que aflore esa dimensión espiritual entonces se produce un giro, el cambio liberador de la esclavitud a la libertad, de la frustración a la liberación, de la amargura a la felicidad, del estancamiento a la progresión.

Características del perdón

Estos son los requisitos para que el perdón sea verdadero.

INMEDIATEZ. Antes de que asiente el resentimiento. Cuanto más tiempo se le conceda, más difícil es el perdón, pues el daño se enraíza y no quiere marcharse, pretende corroernos.

TOTALIDAD. Hay que perdonar sin reservas, todo, hasta lo aparentemente imperdonable. Si dejamos algo sin perdonar, significa que no hay verdadera intención de paz ni libertad. En ese caso, es posible que estemos engañándonos a nosotros mismos y a nuestra conciencia.

REITERADO. Siempre. Va a ser difícil, encontraremos muchas dificultades: el cansancio, pensar que se están riendo de nosotros (otra vez la tentación del orgullo herido), creer que pareceremos ingenuos... Esta actitud, más que ingenuidad, es sagacidad pues se trata de un proyecto a largo plazo y el triunfo siempre es para quien actúa adecuadamente, con la mirada puesta en el porvenir, con mirada de largo alcance. Para perdonar reiteradamente ante diversas afrentas o ante una misma y a lo largo del tiempo, se precisa fortaleza.

REALISTA. Perdonar no es ingenuidad. Hay que saber mirar la ofensa como lo que es. La realidad se mira de frente, no tangencialmente. Ese realismo conlleva, en primer lugar, considerar las posibles circunstancias atenuantes o eximentes. Posteriormente, aborrecer el daño, el mal, lo injusto, pero siempre con la conmiseración hacia el agresor. "Odia el delito y compadece al delincuente", se decía antaño.

HUMILDE. Condición imprescindible para perdonar. El orgulloso no perdona realmente y si lo hace, difícilmente su perdón es auténtico y profundo.

ACOGEDOR. Hay que estar prestos a procurar una "salida airosa" a quien ofendió. Además de perdonar, procede ayudarle a que rectifique su proceder para que no vuelva a repetirlo y, quizá incluso, de ese modo y gracias al testimonio sirva para encauzar algunas otras actitudes inadecuadas. Este modo acogedor quizá implique modificar algunas de nuestras disposiciones y comportamientos puesto que, ¿en cuántas ofensas que hayamos recibido no habremos tenido parte en la provocación del otro?

Lo bueno de pedir perdón

Los beneficios de pedir perdón son múltiples, pero el mayor de todos es la paz interior que se consigue. Muchos padecimientos, sinsabores y estados depresivos tienen su origen en el resentimiento. Y es lógico, puesto que las heridas del alma no cicatrizadas frecuentemente son más dolorosas y complicadas que la mayoría de las heridas corporales, por eso pedir perdón y saber perdonar tiene tiene tantos beneficios.

Perdonarnos a nosotros mismos

Sentido de culpa y perdón están íntimamente relacionados. A cualquiera con conciencia de sus propias actuaciones le embarga (y le debe embargar) un sentido de culpa tras ciertos pensamientos, actitudes o acciones inadecuadas. Igual que la vida con resentimiento es difícil, con sentido de culpabilidad también lo es pues impide caminar hacia delante. El sentido de culpa está en relación con no dejarse perdonar, con no admitir que podemos ser perdonados. Denota una cierta dosis de orgullo y un miedo profundo e inconfesable a ser auténticamente libres.

La solución es sencilla. Igual que hay que disolver el resentimiento, mediante el perdón al otro, hay que resolver el sentido de culpa, admitiendo el perdón que nos otorgan y sabiendo perdonarnos a nosotros mismos. Si no, llegaríamos a una conciencia atormentada o una conciencia acomodada o laxa. La verdadera solución al sentido de culpa es el perdón, el arrepentimiento verdadero ante la ofensa causada al prójimo. Es la mayor de las liberaciones. Se alcanza la paz verdadera, la tranquilidad. Y, una vez más, desde esta atalaya se divisan las mejores perspectivas, el horizonte limpio que permite avanzar y llegar a la meta propuesta.

Ignacio Iturbe

Te puede interesar:

- Aprender a pedir perdón

Enseñar a los niños a pedir perdón

- Los beneficios de saber perdonar a los demás

El sentimiento de culpa: ¿qué hacer cuando nos sentimos culpables?

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.