Ansiedad... ¿qué esconde?

¿Qué Esconde La Ansiedad?
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Hemos escuchado a mucha gente hablar sobre situaciones que les han provocado  ansiedad, nervios, estrés, etc. Y casi siempre desde un punto de vista negativo. Cuando hablan sobre las situaciones que les han provocado ansiedad, comentan que no podían respirar, que parecía que les iba a dar un ataque al corazón, sentían palpitaciones, tensión muscular, etc. No es raro que con todas estas vivencias veamos la ansiedad como algo negativo, que nos incapacita, sin embargo, ¿qué es realmente la ansiedad?

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un sistema de alerta programado para hacer que las personas sobrevivan a los peligros a los que se enfrentan. Este sistema lo tienen hasta los seres más primitivos y gracias a él, a que nuestros antepasados tuvieron ansiedad pudieron sobrevivir a todo tipo de depredadores.

La ansiedad nos prepara para afrontar situaciones peligrosas de dos maneras diferentes, luchando o huyendo.

Imaginemos que vamos andando por la calle hablando por el móvil y no nos damos cuenta de que viene una bici en nuestra dirección y que ya la tenemos casi encima, en ese  momento notamos como si algo nos golpeara en el interior, el corazón se nos acelera, los músculos se tensan  y rápidamente sin apenas pensar nos apartamos. El sistema de alerta, se ha puesto en marcha y la ansiedad que nos ha producido la situación nos ha hecho salvarnos de ser arroyados por una bicicleta.

Qué es la ansiedad

Solemos pensar que tener ansiedad es algo malo, sin embargo la ansiedad no es mala, es un proceso natural e inevitable por el que todos pasamos alguna vez en nuestra vida. Cuando vamos a una entrevista de trabajo, cuando tenemos un examen importante o ante cualquier situación que nuestro organismo detecta como potencialmente peligrosa entramos en un estado moderado de alerta.

Sin embargo, si la ansiedad es buena y nos ayuda a afrontar los peligros ¿por qué mucha gente asocia la ansiedad a problemas? La diferencia está en tener ansiedad moderada ante una situación como la de la bici o padecer un trastorno de ansiedad.

Tener ansiedad o padecer un trastorno de ansiedad son cosas muy diferentes, en el caso del trastorno el sistema de alerta se pone en marcha en situaciones en las que en principio no existe riesgo o este es muy escaso.  El problema no es la ansiedad que sentimos, si no que esta se dispara sin motivo aparente.

Elementos de la ansiedad

El comportamiento humano está dividido en tres niveles, nivel cognitivo, nivel fisiológico y nivel conductual igual que la ansiedad. Vamos a identificar cada uno de estos niveles dentro de la ansiedad.

1.   Nivel cognitivo: es todo aquello que pensamos, en la ansiedad es la percepción de peligro, la creencia de que algo terrible va  a suceder. Por ejemplo. en el caso de la persona con miedo a conducir pensará que va a tener un accidente.

2.   Nivel fisiológico: son todas las sensaciones que sentimos, aumento del ritmo cardiaco, temblor, tensión muscular, calor, sudor, respiración más rápida, nauseas* todas estas sensaciones son parte de la respuesta de supervivencia que pone en marcha el sistema de alerta y nos preparan para luchar o huir y no son peligrosas aunque la persona se asuste al notarlas.

3.   Nivel conductual: son todos los comportamientos que la persona realiza para evitar el malestar y sentirse mejor así como eliminar la posibilidad de que ocurra la desgracia temida, los que los psicólogos llamamos conductas de seguridad.

¿Qué conductas realizamos para mantener la ansiedad?

Muchas personas que sufren un trastorno de ansiedad, son conscientes de que este trastorno les limita, no pueden realizar las mismas cosas que hacían antes, pero se sienten incapaces para poder solucionarlo, ¿a que es debida esta incapacidad? Se debe a que estas  personas han caído en la trampa de la ansiedad. Expliquemos en qué consiste:

Una persona que se encuentra ante una determinada situación le viene a la cabeza el pensamiento de que algo terrible va a ocurrir y empieza a notar las sensaciones físicas, la ansiedad, ante el malestar que siente y los pensamientos negativos que le invaden, la persona realiza alguna conducta que le permita ponerse a salvo, es decir realiza alguna conducta de seguridad, la realización de dicha conducta, le proporcionan un alivio inmediato a corto plazo, sin embargo, a medio largo plazo hace que la ansiedad se mantenga e incluso aumente, ya que la asociación entre la situación peligrosa y la conducta de seguridad se hace más fuerte.

Veamos un ejemplo:

Una persona que sufre un ataque de pánico empieza a notar que el corazón se le acelera, nota rigidez en los músculos, sensación de mareo (sensaciones físicas) y piensa que va a morir de un ataque al corazón (pensamiento), al notar las sensaciones se toma un ansiolítico,  se sienta, descansa, y disminuye su respiración (conducta de seguridad) con lo que esas sensaciones desaparecen y la persona terminan creyendo erróneamente que el haber hecho todas esas conductas son el motivo por los que no le ha dado un ataque al corazón y no ha muerto.

¿Cómo podemos dejar de sufrir ansiedad?

Rompiendo la trampa de la ansiedad, para ello debemos dejar de realizar las conductas de seguridad que nos ponen a salvo y arriesgarnos, de tal forma que podamos comprobar cómo no ocurre aquello que pensamos. Si la persona que nota como el corazón se le acelera, nota rigidez en los músculos, sensación de mareo y piensa que va a morir de un ataque al corazón no se tomará el ansiolítico y esperara a ver qué pasa, podría comprobar cómo no se muere, sin embargo al realizar la conducta de seguridad no llega a comprobar que sus temores no son ciertos.

Todo esto es un proceso complicado, por ello la ayuda de un psicólogo puede beneficiar mucho, puesto que te acompañará a lo largo de todo el proceso, explicándote detalladamente cómo funciona la trampa de la ansiedad en tu caso y dotándote de estrategias que te ayuden a afrontar tus temores de una forma más adaptativa.    

Rocío Navarro. Psicóloga. Directora de Psicolari, psicología integral

Te puede interesar:

- 5 claves para superar la ansiedad ante los exámenes

- Cómo superar la ansiedad en los exámenes

- La ansiedad infantil

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.