La oveja negra de la familia

 

La oveja negra de la familia

Contador

Ser la oveja negra de la familia implica ser el diferente dentro de un grupo familiar homogéneo. Las diferencias de los considerados oveja negra de la familia, normalmente no son bien vistas ni compartidas por el resto de familiares, es más, se considera que esa persona es rebelde, que no se adapta y no sigue las costumbres familiares. Ser la oveja negra de la familia significa ser un miembro de la familia muy diferente al resto de familiares y a menudo es objeto de críticas.

Dentro de un rebaño, la oveja negra es aquella oveja diferente que destaca dentro de un grupo homogéneo de ovejas blancas. Es aquel miembro diferente, que destaca dentro de un grupo familiar homogéneo.

Cuando una persona es la oveja negra de la familia no comulga con lo establecido dentro del sistema familiar. Y esto suele ocasionarle muchos conflictos y críticas. Ser diferente puede ser muy complicado y no siempre será bien entendido.

¿Por qué hay ovejas negras dentro de las familias?

Una familia es un grupo de personas diferentes que funcionan como un sistema. Cada miembro de la familia es una parte del sistema, que regirá su funcionamiento, interacciones y fines a través de un conjunto de reglas no escritas, pero conocidas y aceptadas por todos sus miembros. Para que el sistema funcione y tenga cierto equilibrio, son necesarias estas reglas que aportan cohesión y un funcionamiento común.

Y a veces, alguno de los miembros no acepta estas reglas, las cuestiona y sigue otras pautas de conducta e interacción. Cuando esto ocurre se produce un desequilibrio en el sistema familiar y por eso los demás miembros del sistema verán estas actitudes como una amenaza, tendiendo a cuestionar y criticar a este miembro.

¿Cuál es el papel de la oveja negra en la familia?

Sin embargo, el papel de las ovejas negras de las familias es muy importante y necesario para el buen funcionamiento del sistema familiar.

Los sistemas familiares, al igual que otros grupos sociales, son sistemas dinámicos, que evolucionan y cambian, aparecen nuevos miembros, los miembros evolucionan, las relaciones cambian, etc. Y por ello deben renovar sus normas de funcionamiento, y ahí el papel crucial de la oveja negra porque cuestiona los valores y normas familiares y crea un desequilibrio que es necesario restaurar mediante el sistema homeostático del núcleo familiar. Poco a poco los miembros más jóvenes de la familia introducirán cambios para devolver el equilibrio al sistema y éste evolucionará.

¿Qué implica ser la oveja negra?

El papel de la oveja negra es un papel necesario que ayuda al sistema familiar a evolucionar, no obstante es un papel complicado que conlleva muchos riesgos.

1. Ser la oveja negra conlleva incomprensión y rechazo.
2. Las ovejas negras suelen ser apartadas y desvalorizadas.
3. Se suele culpar del desequilibrio y de todos los problemas del sistema a la oveja negra.
4. Todo esto puede llevar a una baja autoestima. En numerosas ocasiones, las ovejas negras piensan que si no encajan es porque algo va mal en ellos. Esto es un error ya que la diferencia y la diversidad es buena y necesaria para los grupos.

¿Cómo gestionar ser la oveja negra de la familia?

Es muy importante saber gestionar el papel de oveja negra, para garantizar el bienestar de la persona que ejerce este rol y promover la evolución positiva del sistema familiar. Algunos consejos para la oveja negra, como para los demás miembros de la familia son los siguientes:

1. No te sientas mal por tener convicciones diferentes al núcleo familiar, pero tienes que entender que no puedes imponerlos. El primer paso es respetar las convicciones de los demás miembros de la familia y usar el dialogo para exponer los tuyos, puede ser complicado, pero si quieres respeto y ser escuchado es muy importante partir del respeto y emplear una actitud conciliadora.
2. La idea es ser uno mismo, tolerando a los demás.
3. No trates de forzar un cambio en tus familiares y para ello evita juzgar, corregir o condenar. Practica la empatía y la escucha activa y trata de entender sus puntos de vista.
4. Podéis crecer si escucháis y aceptáis las diferentes opiniones y convicciones.

Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga clínica sanitaria. Especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil. Directora de Educa y Aprende. Autora de la colección Estimular los Procesos de lectura y escritura.

Te puede interesar:

Los 7 hábitos de las familias altamente efectivas

- La comunicación en la familia

6 modelos de familia: sus características y sus efectos en los niños

La familia con hijos adolescentes

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies