Ideas para superar una situación de desempleo

Ideas para superar una situación de paro o desmpleo
Foto: ISTOCK Ampliar foto
correo

Las familias son sistemas dinámicos. Su funcionamiento no se mantiene siempre igual. De manera que una familia saludable es aquella que tiene la suficiente flexibilidad y capacidad de adaptación para amoldarse a las nuevas situaciones que la vida le trae, aunque sean duras y difíciles como superar una situación de desempleo.

¿Cómo afecta la pérdida del empleo de alguno de los cónyuges?

Esta situación de paro laboral o desempleo puede vivirse como una auténtica crisis, pero como dice Alejandro Navas, profesor de sociología de la Universidad de Navarra, "toda crisis es una oportunidad de cambio que obliga a rehacer vidas, a recomponer escenarios, a rectificar".

1. Un primer e inmediato efecto es la reducción de ingresos con la consiguiente dificultad económica tras perder el empleo. Este hecho repercute directamente en el estilo de vida familiar. A partir de ahora, será necesario renunciar a una serie de gastos que antes podían permitirse y ello incluye su tiempo de ocio, cómo se plantean las actividades del día a día, las cosas que pueden y no pueden hacer van a variar... Aquí puede aparecer un primer problema y es si ambos miembros de la pareja están de acuerdo en qué gastos son superfluos y en qué otras cosas se puede recortar. Será necesario sentarse a dialogar y consensuar de dónde reducir gastos.

2. Un segundo punto a consensuar es cómo vamos a conseguir los ingresos necesarios para afrontar los gastos necesarios y fijos (hipoteca, alimentación, los hijos...). Es necesario que la pareja hable de temas como buscar y aceptar trabajos que requieran menos formación de la que tienen o seguir apostando por su profesión; si van a buscar empleo para ambos miembros de la pareja o prefieren que uno de ellos se encargue de los niños; si pedir un préstamo al banco o a familiares o amigos...

El impacto en la persona que ha perdido el empleo

Además del plano económico, el hecho de que un miembro no tenga que ir a trabajar trastoca la vida familiar en cuanto a horarios y estilo de vida de sus miembros. Esto repercute en la organización familiar. Es necesario para la salud mental de la persona en paro que se establezca un horario estructurado con obligaciones que le hagan sentirse útil y que vea su tiempo como algo productivo y enriquecedor. Además, esta mayor disponibilidad de tiempo puede ser una ventaja para la familia, por ejemplo puede ser una oportunidad para pasar más tiempo con los niños o el cónyuge.

El primer impacto en la persona que ha perdido el empleo puede ser bastante doloroso y generar bastante incertidumbre. Hace falta un tiempo para desahogar los sentimientos desagradables y luego reanudar el vuelo, intentando construir un pensamiento positivo y reconciliador con lo que ha pasado.

La impotencia, la frustración, la inseguridad y tensión de la situación puede generar en los cónyuges conductas que deterioren su relación. El miembro de la pareja que se ha quedado en paro puede ver resentida su valía y autoestima. Para entender el porqué esto ocurre, es necesario que sepamos que el empleo aporta una identidad a la persona, le permite desarrollar un rol útil dentro de la sociedad, implica contacto con personas ajenas al núcleo familiar, vincula al individuo con metas y propósitos y aporta desarrollo personal.

Y todo eso lo pierde en un primer momento cuando pierde su puesto de trabajo. Además pueden surgirle sentimientos de vergüenza, fracaso, culpa... Todos estos sentimientos, si no se manejan adecuadamente, pueden llevar a la persona a apatía, depresión e incluso a expresar todo este malestar con agresividad en sus relaciones, como expresión del sufrimiento y la frustración interna. Estas actitudes tienen consecuencias en el ambiente familiar, afectan a la comunicación con la pareja y con los hijos y puede llevar a un distanciamiento afectivo. Por eso, es importante expresar los sentimientos, pero no enterrarse en ellos. Hay que ser realista y ver las cosas como son, pero no exagerar o dramatizar.

La actitud del miembro de la pareja que tiene trabajo también es importante en cómo se resuelve esta crisis. Algunas actitudes que no ayudan serían por ejemplo los reproches y echarle la culpa por el despido o por no encontrar trabajo; o buscar recursos económicos por su cuenta, por ejemplo pidiendo dinero a su familia de origen sin consultarlo con el otro miembro de la pareja, porque puede sentirse herido si actuamos a sus espaldas.

Datos de pobreza infantil

Un reciente estudio de Unicef desglosa los datos de pobreza infantil en España:

- El 13,7% de los menores de 18 años viven en España en un nivel de pobreza alta.
- Las familias españolas redujeron el consumo energético en casa en un 70% y cambiaron en un 40% sus costumbres en materia de alimentación.
- El 37% de familias con menores no tienen capacidad para afrontar gastos imprevistos.
- El 41,2% de las familias con niños no pueden permitirse una semana de vacaciones al año fuera de su hogar habitual.
- El 22,6% de los niños españoles vive en hogares con goteras, humedades en las paredes o podredumbre en suelos, marcos de ventanas o puertas.

Esther Arnáiz Beltrán. Psicóloga
Asesoramiento: Alejandro Navas, profesor de sociología de la Universidad de Navarra

Te puede interesar:

- Vivir para trabajar: el síndrome de Burnout

- Test personal. ¿Qué representa el trabajo para ti?

- 7 consejos para conciliar familia y trabajo

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies