La importancia de cumplir con el calendario de vacunas

Gracias a las vacunas, los niños pueden eludir numerosas enfermedades.
ISTOCK

Mantener la salud de los más pequeños no solo se consigue llevándolo al médico cuando da síntomas de malestar. La prevención también juega un papel muy importante en este sentido. A la hora de mantener lejos posibles enfermedades de los hijos, las vacunas juegan un papel muy importante dentro de la Medicina. Para ello el Ministerio de Sanidad, así como las distintas consejerías en las comunidades autónomas, aseguran un calendario para suministrar estas dosis.

Un calendario de vacunas que juega un papel muy importante en el desarrollo del niño al asegurarle una prevención frente a posibles enfermedades. A cada edad corresponde suministrar una dosis distinta para hacer frente a distintas afecciones. Cumplir con estas fechas a lo largo del desarrollo de los más pequeños para conseguir que estos no padezcan todos estos malestares.

Inmunización frente a enfermedades

Desde Unicef se recuerda a los padres la importancia de vacunar a los niños para garantizar una inmunidad frente a enfermedades que suelen ser mortales en algunos casos. Este organismo señala que estas dosis actúan reforzando las defensas del niño contra la enfermedad pero que únicamente tienen efecto si se administran antes de que aparezca el problema.

Vacunar a un niño cuando muestra síntomas de una enfermedad no tiene ninguna utilidad, sin embargo, hacerlo antes hace que el menor cuente con los anticuerpos necesarios para hacer frente a afecciones contagiosas como el sarampión o la varicela. También estas dosis son muy útiles para mantener a raya problemas tan serios como la tos ferina que puede causar la muerte de los más pequeños.

Unicef señala que en algunos casos los padres no vacunan a sus hijos por los posibles efectos secundarios que estas generan en los más pequeños: fiebre, tos, etc. Sin embargo, este organismo apunta que todos ellos tienen poca importancia, si se comparan con la posible enfermedad que acarrearían por el contagio de la misma. Otro motivo argumentado por algunos progenitores es que sus hijos padecen otra afección.

Desde Unicef se aclara que no hay que temer complicaciones en la enfermedad presente en los más pequeños. La vacunación es perfectamente compatible con los tratamientos de afecciones comunes como los catarros, aunque siempre se recomienda consultar al pediatra por posibles complicaciones con algún fármaco. En el caso de los bebés, este organismo recomienda mantener la lactancia para que el pequeño también reciba los beneficios de este alimento, como por ejemplo sus anticuerpos.

Vacunas en el embarazo

Desde Unicef se aclara que las vacunas no solo deben suministrarse cuando el niño haya nacido. Durante el embarazo también deben asegurarse algunas dosis para que el pequeño ya cuente con anticuerpos para hacer frente a afecciones como el tétanos. Este es el calendario que deben seguir las madres durante la gestación:

- Primera dosis. Tan pronto como sepa que está embarazada.

- Segunda dosis. Un mes después de la primera dosis, y no más tarde de las dos últimas semanas del embarazo.

- Tercera dosis. De 6 a 12 meses después de la segunda dosis, o durante el siguiente embarazo.

- Cuarta dosis. Un año después de la tercera dosis, o durante un embarazo posterior.

- Quinta dosis. Un año después de la cuarta dosis, o durante un embarazo posterior.

Vacunas fuera de calendario

Hay determinadas vacunas que no están presentes en el calendario y que se suministran cada año para prevenir enfermedades como la gripe. En otros casos, existen dosis para prevenir enfermedades que no son financiadas por el sistema y que desde entidades como la Asociación Española de Pediatría, AEP, se solicita un cambio. Caso del Meningococo B y rotavirus en lactantes, y meningococo ACWY y Tdpa en adolescentes.

En otros casos, como el de la mencionada gripe, se recomienda solicitar cita en el pediatra para suministrarla. En especial en casos de riesgo, es decir, niños que convivan con una persona que ya la haya contraído o que padezcan otras afecciones que reduzcan su sistema inmune y que estén más desprotegidos. Hay que recordar que esta vacuna queda totalmente desaconsejada en menores de 6 meses.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La vacuna de la tos ferina para todas las embarazadas

- Los pediatras recomiendan la vacuna de la varicela a los 12 meses

- Todo lo que necesitas saber sobre las vacunas

- La vacuna de la varicela vuelve al calendario oficial

Vacunas oficiales y recomendadas, todas las dudas al respecto

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.