Los niños fumadores pasivos crecen a pesar de la Ley Antitabaco

 

Los niños fumadores pasivos crecen a pesar de la Ley Antitabaco

Contador
El número de niños fumadores pasivos creció a pesar de la Ley Antitabaco
ISTOCK

El tabaco es perjudicial, eso es algo consabido. Y sus efectos no solo afectan a quienes lo consumen, aquellos que los rodean también sufren los resultados negativos de los cigarrillos. Muchos niños se convierten en fumadores pasivos al exponerse a estos humos que emiten sus padres u otras personas en entornos abiertos al público, en donde el aire presenta estos contaminantes.

Con la Ley Antitabaco que entró en vigor en el año 2011 se pretendía evitar que las personas que no fumasen respirasen este humo en lugares como cafeterías o restaurantes. Sin embargo, a pesar de esta normativa, el número de niños fumadores pasivos ha aumentado en los últimos años tal y como refleja el estudio realizado por la Universidad de Granada.

Consumo en el hogar

Los investigadores recogieron datos de 118 niños pertenecientes a la cohorte del INMA-Granada, proyecto de investigación Infancia y Medio Ambiente. Estadísticas de antes y de después de la entrada de la normativa contra el tabaco. Los resultados demostraron que lejos de ayudar a prevenir los fumadores pasivos, esta Ley provocó todo lo contrario, un aumento de este número.

Si en el tramo del 2005 al 2006 el nivel de nicotina en estos niños era de 8,0 ng/ml, en los años 2011-201 era de 8,7 ng/ml. Unos resultados que tiene dos explicaciones, por un lado el aumento del consumo en el hogar y en el coche. "Nuestros resultados indican que la prohibición de fumar en lugares públicos y de trabajo ha trasladado el consumo a lugares privados, en contra de lo descrito en otros estudios que aseguran que prohibir fumar en bares no hace que aumente el consumo en casa", apunta la autora principal de este trabajo, Mariana Fernández Cabrera, del departamento de Radiología y Medicina Física de la Universidad de Granada.

Por otro lado, la Ley Antitabaco tampoco ha hecho que descienda el número de fumadores. El número de familias con al menos un miembro consumidor de tabaco se incrementó del 39%, en el tramo 2005 a 2006, al 50.8%, de 2011 a 2012. Un crecimiento también apreciado en madres (20.3% vs. 29.7%) y padres (33.9% vs. 39.0%) que también participaron en este estudio. Una situación que los investigadores achacan a la crisis económica, que ha generado que muchas personas recurran a estos artículos como método anti-estrés.

Problemas derivados del tabaquismo pasivo

Fumar delante de un niño es una de las peores decisiones que se pueden tomar. Aquel que hace que un pequeño respire este humo, provoca que los mismos se enfrenten a estos problemas:

- Enfermedades respiratorias agudas y síntomas respiratorios crónicos.

- Asma y agravamiento de los síntomas asmáticos.

- Aumento de los síntomas respiratorios (como tos, dolor de garganta, problemas con los oídos).

- Mayor riesgo de sufrir cáncer de pulmón.

- Aumento del riesgo de problemas del corazón: infarto de miocardio, angina de pecho.

- Mayor posibilidad de desarrollar bronquitis, asma, neumonía y otitis. Los niños asmáticos tienen síntomas más graves y más frecuentes.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo prevenir el tabaquismo en los menores

- La OMS plantea prohibir fumar en coches y hogares con niños

- Dejar de fumar cuesta una media de 30 intentos

- La 'batalla' contra el tabaco en el cine para proteger a los jóvenes

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies