El ejercicio mejora la salud física de los niños con cáncer

correo
Niños ejercicio físico, deporte
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

El ejercicio físico mejora la calidad de vida de las personas. Hasta aquí no hay nada nuevo. Sin embargo, un reciente estudio asegura que realizar actividad física no sólo mejora la salud en general, sino que mejora en un 15 por ciento la condición de los niños con cáncer, reduciendo los efectos secundarios de sus medicaciones.

Los expertos de la Asociación Española de Pediatría (AEP) participaron la pasada semana en Zaragoza en una Mesa Redonda del Comité de la Actividad Física de la AEP y explicaron los resultados de un reciente estudio en niños con leucemia linfoplástica aguda. Según éste, la incorporación de ejercicio físico a la terapia mejora la condición física de los niños entre un 15 y un 20 por ciento, algo que ocurre también, aunque en un 10 por ciento, en los niños con fibrosis quística.

El ejercicio en la medicina

La mencionada mesa redonda fue celebrada en el marco de la presentación del proyecto norteamericano Exercise is Medicine, una iniciativa internacional para potenciar la prescripción de ejercicio físico como parte de la prevención y tratamiento de enfermedades que cuenta con la colaboración del Comité de Actividad Física de la AEP como especialistas de los pacientes en edad pediátrica.

El coordinador de este programa en España es el doctor y miembro de dicho comité de la AEP José Antonio Casajús, que explica, a través de una nota de prensa, que los beneficios que aporta el ejercicio a los niños con fibrosis quística o cáncer son "indiscutibles".

Beneficios del ejercicio para niños con cáncer

"Por lo general, existe un exceso de sobreprotección hacia estos niños. Sin embargo, las evidencias científicas demuestran que haciendo ejercicio mejoran su calidad de vida", sentencia el experto. De hecho, Casajús asegura que los datos demuestran que incluir la actividad física dentro de las necesidades terapéuticas de estos pacientes "reduce los efectos secundarios de la medicación. Es necesario concienciar a los profesionales que tratan diariamente con ellos para que apliquen este nuevo enfoque", apostilla.

Por su parte, el coordinador del Comité de la Actividad Física de la AEP, el doctor Gerardo Rodríguez, argumenta que es "esencial" que los profesionales involucrados en la salud y la educación de los niños "sean conscientes de la importancia del ejercicio físico como herramienta terapéutica, eficaz en la prevención y el tratamiento de enfermedades prevalentes que provocan morbi-mortalidad en la población".

Ejercicio en la infancia

En esta línea, recuerda: "muchas enfermedades que comienzan en el niño se complican a lo largo de la edad adulta, como las ocasionadas por la obesidad o la mala salud ósea".  Los pediatras españoles advierten de que la obesidad es una causa predominante de enfermedad crónica entre los niños españoles, pues afecta a tres de cada 10 niños menores de cinco años.

Rodríguez alerta de que la cifra de menores con obesidad "se ha triplicado en los últimos 30 años" y que gran parte de la 'culpa' es del sedentarismo. De hecho, según datos oficiales, cerca del 12% de los niños españoles con edades comprendidas entre los cinco y los 14 años no realiza ejercicio físico. "Una tendencia que no solo afecta a la infancia, sino que continúa al alza en la vida adulta llegando a superar el 45 por ciento de personas sedentarias entre los 15 y los 24 años de edad", lamentan desde la asociación.

Con el fin de prevenir y mejorar la calidad de vida en la infancia, el Comité de Actividad Física ha desarrollado una serie de pautas enfocadas a afianzar la realización de actividad física como pilar fundamental en la prevención y tratamiento de enfermedades. Estas pautas están dirigidas a pediatras, educadores de actividad física e investigadores del campo.

Entre los consejos generales del Comité para niños sanos destaca la realización diaria de una hora de actividad aeróbica con intensidad moderada o alta, y varios ejercicios de fuerza de forma semanal, entre otros. "Existe gran evidencia científica de los beneficios de la actividad física para la salud. Con la incorporación de ejercicio físico en la rutina diaria, un niño mejora su condición física, así como su salud ósea, el riesgo de obesidad, el rendimiento escolar o el estado anímico. Además, también reduce el riesgo de enfermar por cualquier causa en edades más avanzadas", concluye el doctor Rodríguez.

Ángela R. Bonachera

Te puede interesar:

- Cómo motivar a niños poco deportistas

- Deportes recomendados para niños de Preescolar

- Cómo elegir el deporte para tu hijo

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.