El ruido del tráfico por la noche y su efecto en la salud

Un estudio asocia el ruido del tráfico nocturno y el riesgo de muerte prematura
Foto: ISTOCK Ampliar foto

La noche es sinónimo de descanso. Sin embargo hay muchos factores que pueden hacer que no disfrutemos de las horas de sueño: mosquitos y su zumbido, una comida demasiado pesada, nervios o el ruido del tráfico. Especialmente el ruido que pueden provocar los vehículos por la noche se hace especialmente molesto y en ocasiones nos despierta impidiéndonos de nuevo conciliar el sueño.

Sin embargo el exceso de ruido en el tráfico por las noches podría tener un mayor efecto en nuestra salud. Así lo ha demostrado un estudio de la Universidad Carlos III de Madrid que ha querido demostrar hasta qué punto el aumento de la mortalidad y el crecimiento de afecciones respiratorias y de casos de diabetes, puede relacionarse con los niveles de sonido que alcanzan los coches y otros vehículos por la noche.

A mayor ruido, más mortalidad

Este estudio de la Universidad de Carlos III en Madrid ha analizado las muertes producidas entre 2003 y 2009 a causa de infarto de miocardio, enfermedad isquémica del corazón, enfermedad cerebrovascular, neumonía, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y diabetes, y su relación con el nivel de ruido que estas personas recibieron por las noches.

Los resultados indican que existe una relación directa para todas estas patologías, a excepción de los casos de asma en mayores de 65 años. De este modo, por cada incremento de un decibelio, la mortalidad aumenta un 2,9% la posibilidad de desarrollar una enfermedad isquémica, un 3'5% el infarto de miocardio, y un 2,4% de fallecer por enfermedad cerebrovascular, un 3% para neumonía y un 4,0 % para EPOC.

La mortalidad causada por la diabetes es la más clara ya que los resultados de este estudio revelaron que las posibilidades de fallecer por esta enfermedad aumentan hasta un 11%. En definitiva, este estudio ha comprobado que el ruido del tráfico durante la noche tiene un efecto bastante nocivo sobre nuestra salud y además incrementa las posibilidades de morir por estas enfermedades.

Aumento del estrés

Según Julio Díaz, jefe de área del departamento de Epidemiologia Instituto de Salud Carlos III y coordinador del estudio los altos niveles de ruido, favorecen mecanismos de estrés que pueden llegar a causar alteraciones de tipo cardiovascular, respiratorio y metabólico en personas con patologías de base a corto plazo. "De esta forma, el ruido es el factor precipitante de una cadena de mecanismos biológicos cuyo desenlace pueda ser la muerte", concluye Díaz.

Los investigadores consideran que el hecho de que la mortalidad por asma no tenga relación directa con altos niveles de sonido, refuerza la teoría que mantiene que el ruido, a través de un aumento de los niveles de cortisol, provoca la debilitación del sistema inmune. El asma al no ser una enfermedad infecciosa respiratoria, como la neumonía, no se ve afectada por este fenómeno.

Silenciar las habitaciones

Ya que no se puede evitar que el tráfico pare y se detenga el ruido, lo más recomendable es aislar la habitación donde se duerme de los sonidos que provocan los coches en la calle. Para ello se podrá recurrir a ventanas con doble cristal que viten que el paso de los coches y otros ruidos molestos perjudiquen nuestro descanso durante la noche.

También, aprender técnicas de relajación contribuirá a que el estrés se reduzca, evitando que el incremento de las posibilidades de morir por estas enfermedades se reduzca. Estas son algunas de ellas:

1. Practicar ejercicio. Cualquier actividad física es un medio que hace que podamos liberarnos del estrés y las preocupaciones diarias.

2. Tener una buena zona de descanso. El lugar donde durmamos tiene que ser un remanso de paz donde desconectar. Para ello se han de evitar estímulos externos como móviles, portátiles y todo dispositivo electrónico para evitar el insomnio tecnológico.

3. Horarios y rutina. El cuerpo necesita un horario establecido y siempre que se pueda, hay que irse a la cama a la misma hora. Esto facilitará que el organismo entre en un estado de relajación ideal para dormir al acercarse esta hora.

4. Tranquilidad. Evitar los conflictos y los malos pensamientos antes de irte a dormir, es algo importante para el descanso. No pienses en nada negativo y date un respiro.

Damián Montero

Te puede interesar:

- 10 claves para un sueño saludable

- Dormir es necesario para la salud

- Insomnio, ¿qué es y cómo tratarlo?

- 5 consejos para alcanzar un sueño reparador

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.