Pasear al perro, una actividad que enseña responsabilidad y los mantiene sanos

 

Pasear al perro, una actividad que enseña responsabilidad y los mantiene sanos

Contador
Pasear al perro aumenta la responsabilidad y mejora la salud.
ISTOCK

Los perros se convierten en ocasiones en un miembro más de la familia, un compañero que es más que una mascota. Porque estos animales son capaces de crear un vínculo con los integrantes de un hogar y que enseña importantes lecciones a los más pequeños, como por ejemplo la responsabilidad que supone mantener a este peludo amigo que precisa de salir a la calle día a día.

Pero un perro no solo se convierte en una fuente a través de la que aprender responsabilidad por parte de los más pequeños. También puede transformarse en una especie de entrenador personal que mantiene sanos a los más pequeños tal y como asegura el estudio realizado por la Universidad de East Anglia, en Reino Unido, y en donde se pone de relevancia los beneficios que tiene para la salud.

Fuente de ejercicio

Salir a pasear al perro es una actividad que mantiene activas a las personas. Esta obligación hace que los individuos tengan que estar en la calle y al menos caminar durante unos momentos que anima a los propietarios a mantener este ritmo. Algo que se agradece especialmente en épocas como el invierno, donde los días más cortos propician menos estos comportamientos.

Los investigadores observaron a más de 3.000 personas en Inglaterra. Aquellos propietarios de perros que los paseaban presentaban un promedio de 30 minutos más de actividad física al día que los demás participantes que no acudían a la calle junto a sus mascotas.

"Encontramos que aquellos que paseaban a sus perros eran físicamente más activos y pasaban menos tiempo en casa sentados. Cuando observamos la forma en que la cantidad de actividad física que realizaban los participantes cada día cambiaba según las condiciones climáticas, nos sorprendió el tamaño de las diferencias entre los que paseaban a perros y los demás participantes", comentó la autora principal del estudio, Yu-Tzu Wu.

Es decir, tener una mascota como un perro asegura una pequeña actividad física diaria a sus dueños. Por muy breve que sea, estos momentos activan a las personas y que pueden propiciar a otras prácticas como paseos más largos o excursiones en familia junto a estas mascotas.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Ventajas de una mascota

Además de los beneficios que reporta este estudio, una mascota también concede otros beneficios a los más pequeños:

1. Son un incentivo para el movimiento, especialmente cuando el niño gatea y también cuando empieza a andar.

2. Les ayudan a sentirse seguros. Los niños experimentan un sentimiento de confianza cuando les acompaña su mascota. Tocar y hablar a un animal, desarrolla sentimientos de afecto, cariño y seguridad.

3. Acrecienta su autoestima, porque el perro o el gato les quiere tal y como son, y les ayudan cuando los niños se sienten más tristes, a la vez que desarrollan un carácter más abierto y receptivo.

4. Desarrollan su sentido de la responsabilidad, porque adquieren el compromiso de amar más al animal, cuidarle, alimentarle, protegerle y respetarle.

5. Fomentan la autodisciplina y concentración, ya que la mascota requiere unos cuidados diarios.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Animales y embarazo: qué hacer con nuestra mascota

- Los niños se sienten mejor si tienen una mascota cerca

- Las mascotas y el rendimiento escolar de los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies