¡Quieren ir de fiesta! ¿Los dejamos? ¿Cuándo? ¿A dónde?

Las fiestas para los adolescentes
ISTOCK

Adolescencia, primeras salidas y fiestas. ¿Deben ir los adolescentes a estas fiestas? ¿Cómo estar seguro de que no habrá nada perjudicial en estos eventos? ¿Puedo confiar en mis hijos? Estas son algunas preguntas que asaltan a los padres en estas situaciones, no hay que cortarles las alas, pero sí habrá que establecer normas y llegar a acuerdos para permitir que los hijos de estas edades participen en estas actividades.

La importancia de socializar en la adolescencia

No se debe impedir al adolescente acudir a este tipo de eventos ya que en estas edades es muy importante socializar. Crear un grupo de amigos y sentirse integrado en él es de vital importancia en los adolescentes. Sin embargo habrá que estar atento al círculo con el que se relaciona y al tipo de actividades.

Una cosa es aceptar que el niño debe relacionarse más allá de la familia y otra es permitir que estas amistades le perjudiquen. Para asegurarse de que esto no ocurre lo mejor es una buena educación que haga que los hijos sepan elegir bien su grupo de amigos en función los valores aprendidos en casa.

Artículo relacionado: 
- Primer viaje con amigos: instrucciones para padres

Charlar con los adolescentes

Los padres deben hablar con sus hijos adolescentes antes de que estos acudan a una fiesta. La comunicación es la mejor herramienta. Aquellos progenitores que hablan con sus niños sobre alcohol y drogas, tienen más posibilidades de que finalmente estos menores no consuman estos productos una vez que se hagan mayores.

También es recomendable que los padres conozcan a los amigos de sus hijos. Siempre es más seguro permitir que un adolescente acuda a la fiesta que organiza su círculo de amigos más cercano que a aquella que ha realizado un nuevo grupo que es totalmente ajeno a la familia. La información es poder en estos casos.

Para saber cómo son esos amigos, los padres debemos esforzarnos por conocerlos. Tenemos que estar en contacto con ellos y los otros padres, invitarlos a casa para ver cómo se comportan, charlar mucho con nuestros hijos sobre cómo van sus relaciones de amistad para detectar cualquier posible problema antes de que se agrave.

 

Establecer normas para las salidas nocturnas

Los padres deberán permitir que sus hijos adolescentes acudan a fiestas si hacen que ellos cumplan determinadas normas. Conviene negociar las salidas nocturnas con los hijos adolescentes. Estas son algunas de las normas que se pueden negociar:

- Los adolescentes deben comunicar a los padres dónde tendrá lugar la fiesta. Si esta se produce en casa de un amigo y posteriormente se traslada a algún otro recinto, los progenitores deben tener noticia de ello y en caso de no dar su consentimiento, los hijos deben volver al hogar.

- Tiempo límite. El adolescente y el padre deben acordar una hora de regreso que debe cumplirse escrupulosamente. Esta es una excelente manera de comprobar el nivel de responsabilidad que tiene el hijo.

- Hablar con los hijos. El adolescente debe tener una charla con sus padres sobre determinados asuntos. Por ejemplo, hay que plantearles qué van a hacer en caso de que haya presencia de alcohol. También hay que hacerles ver que en el supuesto de que aparezca una situación que no controlen, deberán llamar a algún adulto para poner solución.

Damián Montero

Más información: Cómo tratar a los adolescentes. Guía para padres que quieren tener éxito. Autor James B. Stenson.

Te puede interesar:

- El alcohol y sus efectos en los adolescentes

- Botellón, alcohol y adolescentes: un cóctel de riesgo

- Riesgos del consumo de alcohol entre adolescentes

- El consumo de alcohol aumenta entre los adolescentes

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.