Actualizado 10/12/2013 12:40 CET

El primer hijo: encontrar el momento

Me llamo Teresa, tengo 32 años y estoy esperando mi primer hijo. En este momento me encuentro en la semana 15 de mi embarazo y, si os digo la verdad, aún me cuesta asimilar que la personita que me enseñan en las ecografías esté realmente dentro de mí.

Tengo ganas de que llegue pronto el día en que me dé una buena patada para decirme: "Aquí estoy yo", porque, de momento, me veo igual que siempre, solo que con la barriga hinchada, sin poder beber ni gota de alcohol y con la agenda llena de citas para ir a médicos y análisis.

Mi marido, el 50% de todo esto, está firmemente convencido de que somos unos privilegiados. No le falta razón: encontrar el momento familiar, económico y anímico para tener tu primer hijo es cada vez más complicado. De todas formas, aún consiguiendo las circunstancias idóneas, hay que tener un pequeño arranque de "locura en pareja" para tomar la decisión de intentar ser padres.

¿Cambiar las salidas nocturnas, el cine semanal y los viajes por montañas de pañales y noches sin dormir? Claro que sí! Y, para muestra, una de las muchas cosas que nos dijo mi abuela la mañana que recibió la feliz noticia: "Hoy en día la gente joven se escuda en las circunstancias para no tener familia o plantarse después del primer bebé, pero si yo no hubiera tenido siete hijos, en esta etapa de mi vida no estaría tan acompañada".

Leer más: Mi primer embarazo