Presencia paterna, el mejor calmante en momentos dolorosos

La presencia paterna en el hospital tiene múltiples beneficios
Foto: ISTOCK Ampliar foto

No llevan capa ni vuelan, pero aun así son todos unos superhéroes. Los padres tienen el gran poder de hacer ver que al niño que todo va bien, que no están solos y que pueden mantener la calma en los momentos más dolorosos como por ejemplo una estancia en el hospital.

Así lo indica la Asociación Española de Pediatría, AEP, que pone de relevancia el importante papel de los familiares en estas situaciones tan duras para los niños. Según este organismo que un padre acompañe a su hijo en momentos como su ingreso en el hospital es uno de los mejores calmantes del mundo y además no tiene efectos secundarios.

Por qué calma la presencia paterna

Una mala noticia para todas las personas es que va a tener que ser internada en un hospital o que tiene que hacer frente a una operación. Una situación que se agrava en los niños, quienes ven su rutina alterada para cambiar su casa por un lugar desconocido rodeado de personas enfermas. Esto ocasiona en ellos una sensación de angustia y de miedo.

Sin embargo ver que no están solos, y que tienen a sus padres cerca es la mejor medicina para paliar estos efectos. Que el hijo vea cómo sus progenitores están cerca les ayudará a calmarse y a reducir ese miedo que se siente al alterar su rutina. Los pediatras elogian el poder que tiene ver cómo una cara conocida está en todo momento junto a la cama donde está ingresado un niño.

Beneficios para el padre: el vínculo con sus hijos

De todo lo malo, siempre se puede sacar algo bueno, incluso de una experiencia de internamiento en el hospital. Los padres también se benefician de estos momentos al crear un fuerte vínculo con sus hijos. El hecho de acompañarles en estos trances les hará sentirse útiles y fomentar la relación con los niños.

Además los padres también se sentirán útiles descubriendo sus poderes terapéuticos con sus hijos. Ver cómo sus acciones pueden ayudar a los profesionales de la medicina, es algo que subirá su autoestima y les animará a seguir trabajando en este sentido. Es decir, ser un apoyo para su hijo en otros malos momentos.

 

La estancia en el hospital para los niños

Que el niño no tenga una experiencia tan traumática en los hospitales tiene grandes beneficios de cara al futuro. El primero de ellos es perder parte del miedo a este centro. A ninguna persona le gusta recluirse dentro de unos muros y rodearse de enfermos, pero saber que en esta experiencia estarán presentes los padres ayudará a que la próxima vez sea mucho más llevadera.

Además que el niño vea en su padre una figura de total apoyo en este sentido, servirá para que en un futuro pueda comprender mejor su situación dentro del hospital ya que los adultos pueden ayudar a los médicos a explicar lo que le ocurre al niño. En definitiva, aprovechar los poderes de estos superhéroes sin capas ni trajes estrambóticos pero que día a día salvan el pequeño mundo de su hogar.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Principales errores de los padres cuando los niños se ponen enfermos

7 errores que cometen los padres con un hijo enfermo

- ¿Cómo aliviar el dolor en niños? Claves y analgésicos

- El miedo a la bata blanca del pediatra en los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.