Utilidades

¿Eres un buen modelo para tus hijos?

La educación de los hijos es un derecho y una obligación de los padres, tarea diaria y nada fácil; su reto es lograr que se desarrollen y fortalezcan los aspectos físicos, intelectuales, afectivos, espirituales y sociales, los cuales conformarán su personalidad.

Hablar de ser un modelo para los hijos, representa el marco de referencia a partir de su propia situación, de las condiciones de vida, de su historia y de su proyecto familiar. Esto no quiere decir que los hijos tengan que ser iguales o que repliquen los mismos comportamientos, o en su caso, alcancen los sueños no cumplidos por sus padres.

Va más allá, implica que la familia lleva a los hijos a aprender la manera de responder a las diferentes situaciones, aprender cómo comunicarse, los valores, costumbres, hábitos, actitudes, cuáles son las prioridades, así como las consecuencias de todo ello.
1. ¿Sueles zanjar tus conversaciones o discusiones con tus hijos drásticamente, sin atender a razonamientos?


2. ¿Te ven tus hijos gran parte de tus ratos libres repantingado delante de la televisión?


3. ¿Fumas o bebes en exceso?


4. ¿Compartes con tus hijos actividades divertidas para ellos, sea cual sea su edad?


5. ¿Es tu forma de expresarte correcta, fluida y rica en vocabulario?


6. ¿Procuras “predicar con el ejemplo” antes de exigirles determinadas conductas a tus hijos?


7. ¿Te consideras un modelo adecuado para un hijo o un niño?