Actualizado 19/05/2021 12:22 CET

7 pautas concretas para ayudar a un adolescente ansioso

Ideas para calmar la ansiedad de los adolescentes
Ideas para calmar la ansiedad de los adolescentes - ISTOCK

Sentir mariposas en el estómago antes de una primera cita, notar el palpitar del corazón al entrar a una entrevista de trabajo o experimentar una sensación de nerviosismo antes de una conversación difícil son partes inevitables del crecimiento. Sin embargo, para algunos adolescentes, la ansiedad comienza a interferir con la vida cotidiana.

Seguramente como padres, puede parecer imposible hacer lo correcto cuando observas a tus hijos luchar contra la ansiedad y no quieres que se tambaleen sin tu apoyo. Ayudarles a superar el nerviosismo que genera la ansiedad es posible y te contamos cómo hacerlo.

7 ideas para ayudar a un adolescente 'atacado' por la ansiedad

Estas son algunas ideas concretas que puedes poner en práctica para ayudar a tu hijo adolescente a calmar sus nervios.

Artículo relacionado:
- ¿Es normal tener ansiedad?

1. Empatizar y hacer preguntas (sin resolver sus problemas)

Quizás cuando ves a tu hijo adolescente lidiando con la ansiedad, harías cualquier cosa para ayudarle a sentirse mejor. Cuando llega la ansiedad, puede ser difícil sentarse y ver cómo la maneja por su cuenta, pero hacerlo puede ser una parte vital de su crecimiento y desarrollo. En lugar de tratar de resolver los problemas que le están causando ansiedad, siente empatía por él.

Cuando sientas que está ansioso puedes usar frases como: 
- "Parece que el exámen que tendrás es desafiante verdad?" ?
- "¿Pasó algo entre tú y tu amigo? Parecía que tu estado de ánimo cambió después de que él se fue "?
- "Tiene que ser muy difícil esperar a recibir noticias sobre la aceptación de solicitud para estudiar en el sitio que te apasiona ¿cómo lo estás llevando?"

Cuando usas un lenguaje empático con tu hijo adolescente, le estás demostrando que estás prestando atención y que tienes curiosidad por aprender más, no que sepas más sobre su situación que él o que no confíes en él para resolver sus propios problemas.

2. Presta atención a los patrones y discute los desencadenantes

Como observador externo, tienes una visión diferente de la vida de tu hijo adolescente y es posible que observes los desencadenantes de ansiedad que hay en él. Cuando hables con tu hijo sobre tu ansiedad, pregúntale si puede identificar patrones. Puede ser útil trabajar hacia atrás, comenzando con el momento en que notan la ansiedad y volviendo al punto de activación. Así, puedes ayudarle a relacionar su ansiedad con una causa ambiental o de estilo de vida (como quedarse despierto hasta muy tarde, concentrarse demasiado en las redes sociales o disfrutar de muchos dulce antes de acostarse).

3. Animalo a recargar energías de una manera que sea significativa para él

Es importante que no le presiones para que adopte los mismos pasos de control de la ansiedad que te funcionan a ti (a menos que muestre interés). Cuando hables con él sobre su ansiedad, fomenta diferentes herramientas, como la meditación, el ejercicio (dependiendo de como prefiera recargarse, un trote diario en solitario puede ser mejor que un deporte de equipo), comer bien, pasar tiempo en la naturaleza, crear arte u otras actividades que hayas notado parecen tranquilizarlo.

Puede ser útil recordarle a su hijo que las actividades de manejo de la ansiedad no borrarán la ansiedad, sino que le brindarán un nuevo punto focal que puede ayudarlo a superar los pensamientos y sentimientos de ansiedad.

4. Habla sobre el manejo de la ansiedad en términos de un proceso, no de un destino

En el mundo actual de gratificación instantánea, puede ser difícil para tu hijo adolescente aceptar que puede tener que trabajar para controlar la ansiedad durante semanas antes de que comience a notar la diferencia. Alentar a tu hijo a rastrear su ansiedad (en un ordenador o en una aplicación de teléfono inteligente) puede brindarle una forma concreta y medible de ver si las estrategias de afrontamiento que están usando están funcionando.

Los adolescentes ansiosos tienden a ver sus búsquedas como éxitos o fracasos, sin áreas grises. Si tu hijo está trabajando para superar los pensamientos ansiosos, puede ser útil recordarle que los pensamientos ansiosos nunca desaparecerán por completo. En lugar de eliminar la ansiedad, el objetivo es desarrollar estrategias de afrontamiento que les ayuden a superar los pensamientos ansiosos con mayor facilidad.

5. Comparte sus historias si le resultan útiles, pero concéntrate en tu hijo

Cuando tu hijo se abre, es probable que su memoria inunde su cerebro con sus propias experiencias ansiosas en la escuela secundaria o en la universidad. Cuando sientas la tentación de compartir tus experiencias con su hijo pregúntate: "¿Estoy haciendo esto para recordar mi infancia o creo que esta historia tiene valor para mi hijo?"

Compartir historias sobre tu juventud puede ser una excelente manera de vincularte con él y conectar, pero también puede ser una mejor idea simplemente escuchar, empatizar y hacer preguntas.

6. Verifica sus expectativas

Nunca queremos pensar que estamos haciendo algo que contribuya a la ansiedad de nuestro hijo, pero lamentablemente, muchos pensamientos ansiosos comienzan en casa. Tu hijo puede evitar compartir contigo lo que le sucede.

Es natural sentirse a la defensiva, pero responder de manera combativa o argumentativa puede evitar que tu hijo adolescente quiera abrirse nuevamente a usted.

7. Sé ejemplo

Tu hijo lo ve todo como un ejemplo de cómo debe manejar su vida. Cuando estés ansioso, piensa también en cómo lo estás afrontando y utiliza algunas de las mismas cosas que haces por tu hijo. Asegúrate de que tu juego de autocuidado sea adecuado para mantenerte firme y procesar tu propio enfado de una manera saludable. Vuélvete hacia adentro para una autorreflexión. Si necesitas hacer ajustes en la forma en que manejas la ansiedad y el estrés, se abierto y transparente e invita a tu adolescente a unirse a ti en estas nuevas técnicas de manejo de la ansiedad.

Gabriela García González. Autora del bestseller El Poder de Tu Resiliencia y de La Mejor Coach para tus Hijos ¡eres tú! es una referente del Coaching para Niños y el Empoderamiento infantil y Femenino. Educadora, Experta en Desarrollo Personal integral, Conferencista internacional y Formadora de Emprendimientos desde el Ser para mujeres.

Te puede interesar:

Así afecta la ansiedad a nuestra calidad de vida

- 5 trucos para vencer la ansiedad

- Ansiedad... ¿qué esconde?