Actualizado 07/04/2021 11:07 CET

Ventajas e inconvenientes del BLW, la otra alimentación complementaria del bebé

Después de los 6 meses, sin papillas ni purés
Después de los 6 meses, BLW-led weaning, sin papillas ni purés - ISTOCK

Educar el paladar de los niños para que les guste la comida saludable cuando lleguen a la edad adulta es posible. Por sorprendente que te parezca, todo esto se puede educar desde los 6 meses, practicando el BLW.

El BLW-led weaning es una forma de alimentación complentaria que consiste en dejar autonomía al bebé para que coma con sus propias manos trocitos de comida blandos que iremos ofreciéndole poco a poco. Su principal novedad es que después de los seis meses, la lactancia materna se puede ir complementando con esta novedosa introducción de alimentos. 

Sin embargo, lo curioso es que este método no es precisamente nuevo, sino ancestral. De esta manera se ha alimentado la humanidad antes de que la invención de la batidora y el pasapurés. La forma de cocer o hervir los alimentos para ofrecérselos machacados al bebé goza de una antiguedad de siglos.

Artículo relacionado: 
- 10 alimentos que tu bebé puede empezar a comer con las manos

Beneficios del BLW para el bebé

Los estudios realizados sobre esta forma de alimentación han encontrado beneficios a corto, medio y largo plazo. Entre todos ellos destaca que la exposición a una gran variedad de alimentos durante el periodo de alimentación complementaria parece modular la aceptación de nuevos alimentos durante el primer año de vida. Y lo mismo ocurre con los sabores de las variedades de fruta, ya que se ha demostrado que está asociada a un mayor consumo entre los 6-8 años. 

Respecto a los alimentos, éstos no se separarán por comidas, es decir, se pueden ofrecer grupos de alimentos juntos. Así la fruta no debe ser lo único que come el bebé en la merienda. Y además, el bebé se familiarizará con el sabor real de los alimentos desde el principio, y será más fácil que los acepte después en la alimentación familiar.

Otra ventaja es que el bebé no tendrá que sufrir una transición de purés a sólidos porque con el que BLW hay una sola transición: de la lactancia en exclusiva a la alimentación de la familia.

Además, el BLW es también una forma estupenda de prevenir la obesidad infantil, ya que fomenta que el bebé se autorregule, es decir, que controle la cantidad de comida que ingiere. Con este método de alimentación no se obliga al bebé a comer más de lo que quiere, por tanto él mismo establece su regulación de hambre y saciedad.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los momentos en los que un bebé come deben ser "periodos de aprendizaje y amor". Con el BLW el bebé aprenderá a comer jugando y sin presiones. Suhora de comer sea feliz y tranquila, sin agobios ni estrés". 

Otra ventaja que ofrece el BLW es que brinda la oportunidad al bebé de desarrollar más sus habilidades motoras al tener que utilizar sus manos para llevarse los alimentos a la boca y regular la velocidad con la que desea comer.

El bebé aprende a comer con seguridad, de una manera más natural que con la cuchara, ya que si se nos ha pasado un grumo puede no saber gestionar ese trozo de comida.

Además para la familia es práctico, porque no hay que hacer, preparar ni llevar comida especial, es barato, y genera menos estrés porque es un momento de armonía y de aprendizaje diario.

Principales inconvenientes del BLW

Aunque en principio pueda parecer que la cuchara ofrece la posibilidad de dar al bebé los nutrientes que necesita de una manera eficaz y rápida, lo cierto es que el BLW ha  demostrado que los bebés no pierden peso ni padecen retrasos en el crecimiento con este tipo de alimentación. 

De hecho, los estudios realizados con el BLW no encuentran diferencias en el crecimiento, ni más probabilidad de atragantamiento ni menor ingesta de nutrientes que los alimentados con cuchara. Sin embargo, estos estudios se han hecho en grupos de bebés que siguen BLW con unas pautas que les han dado profesionales sanitarios formados en la materia. Actualmente, no hay datos concluyentes sobre los bebés que hacen BLW por su cuenta y riesgo, en familias que no siguen ninguna pauta específica. 

La baja ingesta de hierro es otro de los inconvenientes del BLW. A los niños que siguen el BLW se les recomienda cenar algo de carne o pescado y para mejorar su absorción estos alimentos deben consumirse en la misma comida con verduras y frutas ricas en vitamina C.

Continuando con la lista de inconvenientes nos encontramos con los posibles atragantamientos. Es muy importante conocer aquellos alimentos, que ya sea por su forma o textura no se deben ofrecer al bebé: cacahuetes y frutos secos enteros, alimentos de forma esférica y tamaño de una moneda de 1-2 céntimos enteros.

Por último, muchos padres se preguntarán ¿qué ocurre con los bebés que comen poco o parecen inapetentes? Según los expertos, el BLW es apto igualmente para ellos porque es el bebé el que se autorregula en función de sus necesidades de hambre y saciedad.

Marina Berrio

Te puede interesar: 

- La introducción de alimentos en el bebé

- La alimentación complementaria del bebé

- Aprender a masticar: enseña a tu bebé

- Alimentación complementaria: 7 consejos para introducir alimentos

Para leer más