La educación temprana favorece el ascenso social de los niños

La educación temprana contribuye al ascenso social
ISTOCK

Todo padre desea lo mejor para sus hijos. Cualquier progenitor sueña con que sus niños alcancen una mejor posición social que ellos y puedan vivir holgadamente después de cumplir sus objetivos académicos. ¿Cómo puede ayudarse a que se obtengan estas metas? ¿Cómo hacer para que los más pequeños de la casa lleguen a ver realizados estos sueños y consigan el ascenso social?

La respuesta está en la educación temprana, es decir, matricular a los niños en la primera infancia (de 0 a 6 años). Desde la OCDE se señalan los beneficios que puede tener la escolarización a estas edades para que los más pequeños de la casa alcancen el ascenso social y mejoren las condiciones de las que partieron.

Escuelas infantiles

Desde OCDE se señala, siguiendo los datos del estudio Starting Strong 2017, muestra que en los años últimos la mayoría de los gobiernos ya han aumentado sus inversiones para ampliar la matrícula y abrir más escuelas infantiles. La educación y atención de la primera infancia de alta calidad se ha demostrado muy beneficiosa para los niños.

Unos resultados que quedaron claros en la evaluación PISA 2015, donde se mostró que en casi todos los países de la OCDE, los adolescentes de 15 años que tuvieron acceso a la educación y atención de la primera infancia, mostraron un mejor desempeño que los estudiantes que no pasaron por este nivel de enseñanza.

Este informe, los niños desfavorecidos son los que más se benefician de la educación y atención de la primera infancia. Gracias a su inscripción en estos niveles de enseñanza, consiguen focalizarse aportando mejores rendimientos. Todos estos resultados se traducen en la llegada de estos alumnos a la educación superior universitaria, que les abre las puertas del ascenso social.

"Permitir que todos los niños tengan acceso a educación y atención de la primera infancia de primera calidad sentará las bases para el desarrollo futuro de habilidades y destrezas, e impulsará la movilidad social y el crecimiento incluyente", explican desde la OCDE.

Beneficios de las escuelas infantiles

Las escuelas infantiles son el primer contacto del niño con el sistema educativo. Estos centros ofrecen muchos beneficios, más allá del cuidado de los pequeños mientras los padres trabajan. Desde el desarrollo intelectual en edades tempranas, hasta una potenciación de las habilidades sociales. Estos son algunos resultados positivos que se obtienen de esta decisión:

- Atención profesional. Los niños reciben estimulación de personal cualificado. Un equipo docente que sabe detectar las necesidades de cada pequeño y responder a ellas estimulando sus capacidades.

- Desarrollo intelectual. Las actividades que se realizan a estas edades contribuyen a que la mente de los niños comience a trabajar, activándose desde pequeños.

- Mayor socialización. En las escuelas infantiles, los niños se encontrarán con otros compañeros con los que compartirán su tiempo. Aprenderán normas de convivencia y mejorarán su empatía gracias a estas relaciones interpersonales.

- Dotes de comunicación. En relación con la mayor socialización, los niños mejoran sus capacidades comunicativas al compartir su tiempo con otros pequeños.

- Ganan independencia. Un paso muy duro en todo hijo es tener que despedirse de sus padres para acudir a las escuelas. Sin embargo, tras haber pasado por estos niveles de educación ya estarán más habituados a dar este paso.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La adaptación a la guardería: el primer día

- El desarrollo emocional de los niños

- La importancia del juego en el desarrollo del niño

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.