Actualizado 16/01/2021 19:31 CET

Síndrome de la pantalla, ¿cuánto pasan tus hijos frente a las tecnologías?

El síndrome de la pantalla se relaciona con el abuso de las tecnologías.
El síndrome de la pantalla se relaciona con el abuso de las tecnologías. - ISTOCK

Las nuevas tecnologías se han convertido en una herramienta imprescindible en nuestros días. Fuente de diversión, un canal a través del que conseguir información, una ayuda en los estudios y unas excelentes herramientas para poder comunicarse. Pero del abuso de estos instrumentos surgen distintos problemas que pueden terminar lastrando a las personas y a su día a día.

Es el caso del denominado síndrome de la pantalla que recuerdan desde la Asociación Española de Pediatría, AEP. Un efecto que se relaciona con la sociedad actual en la que ha crecido el uso de ordenadores y otras pantallas con fuente de luz. Una realidad que se traduce en el esfuerzo visual para mantener la visión cercana, dando como resultado molestias oculares y visuales.

Origen y síntomas

AEP señala que factores como una mala iluminación en la habitación o una escasa resolución en la pantalla favorecen la aparición de este síndrome. Otros orígenes son los brillos, suciedad en la superficie o acumulación de calor en el lugar donde se está realizando la consulta. Condicionantes tanto a nivel ergonómicos como ambientales.

Los síntomas son variados: visión borrosa, sequedad ocular, irritación, sensación de arenilla, quemazón, pesadez de párpados, lagrimeo. También es común la aparición de tensión ocular, visión doble o molestias ante la luz. A veces se puede asociar a dolor de cabeza, náuseas, mareos y vértigo, así como rigidez y dolor de hombros, cuello, espalda, brazos, muñecas y manos (relacionados con el uso excesivo del teclado y ratón).

Qué hacer en estas situaciones

En el entorno escolar:

- Asegurar una correcta graduación de los sistemas de aire acondicionado y calefacción.

- Si es posible, airear "naturalmente" las aulas para conseguir un ambiente térmico confortable.

- Recibir preferiblemente una iluminación indirecta y poco intensa.

En casa:

- Situar la pantalla en posición baja con relación al usuario, formando un ángulo de 30º con respecto a sus ojos.

- Mantener el monitor a una distancia de 50-70 cm de la vista.

- Utilizar una pantalla con buena resolución y contraste.

- Deben hacerse pausas durante la utilización de pantallas (15 minutos cada 2 horas), cambiando de posición y andando de vez en cuando. Es recomendable alternar con tareas que no requieran ordenador.

- Mirar a lo lejos durante 10 o 15 segundos de vez en cuando para relajar los músculos que nos permiten acomodar la visión cercana.

- Puesto que el parpadeo disminuye con la atención y la lágrima se evapora más fácilmente, se aconseja parpadear intencionadamente por lo menos cada 5 minutos.

- Deben utilizarse lágrimas artificiales sin conservantes, si es necesario.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Nuevas tecnologías en el colegio, sus beneficios

- Protección de los hijos de los peligros de internet según su edad

- Cómo proteger a los hijos de los peligros de internet

- Casi un millón de jóvenes en riesgo de adicción a internet