Actualizado 04/04/2024 13:15

Entender a un perro ayuda a los niños a gestionar sus miedos

Archivo - Los perros, desde sus miedos, enseñan a los más pequeñosLos perros, desde sus miedos, enseñan a los más pequeños- ISTOCK 

Comprender a las mascotas puede aportar muchos beneficios a los niños. Entre ellos, les puede ayudar con la gestión emocional, porque los perros, desde sus miedos, enseñan a los más pequeños de la casa a comprender los suyos propios.

La compañía de un perro es beneficiosa para los niños porque les ayuda a ser más sociable, a conciliar el sueño con mayor facilidad, fomentan su activdad física, incluso les hacen ser más responsables desde edades tempranas.

Se habla mucho de los beneficios que tienen los animales para los niños y es que cuando un animal entra en un hogar se convierte en uno más de la familia, pero más aún cuando hay niños por medio, porque el vínculo que se crea entre un niño y su hermano peludo es muy especial.

Y justamente es ese vínculo con su perro es el que les permite a los niños y niñas a entender sus propias emociones porque, de algún modo, crecer entendiendo a los compañeros de cuatro patas favorece su comprensión y ven que sus sentimientos son totalmente válidos. Así piensa la educadora canina especializada en la educación de cachorros y perros adoptados, y autora del libro De perros y sus monstruos, Alena Chvátalová, quien cree firmemente que “la educación canina respetuosa puede ayudar en la educación emocional de los niños y niñas, que es algo que tanta falta nos hace a muchos adultos”.

Alena tiene más de 15 años de experiencia como educadora canina y ser madre le abrió los ojos en cuanto a todo lo que nos queda por aprender sobre cómo nos tratamos a nosotros mismos y a los niños, y para aportar su granito de arena al bienestar de los perros y a los más pequeños de la casa comenzó a escribir libros educativos sobre las emociones de estos compañeros de cuatro patas.

Perros para entender las emociones propias

Los animales también tienen sentimientos, y para que los más pequeños de la casa lo sepan, es importante que los conozcan y se identifiquen con ellos, tanto para la educación de los cachorros que llegan a sus hogares, como para su propio autoconocimiento. “A través de mis cuentos ayudo a los niños y niñas a entender que los perros también pueden sentir miedo y que no se puede reñir a nadie por expresar sus emociones”, explica la educadora, ya que ella misma realiza sus cursos sobre educación canina en cachorros desde una educación amable y respetuosa, ayudando a las familias a conocer a sus perros y saber qué es lo que necesitan en cada momento, incluyendo los momentos en los que el perro siente miedo.

Las formaciones caninas no se centran solamente en enseñarle al perro a hacer sus necesidades fuera de casa, ni en que el cachorro haga caso en todo. Alena asegura que "no se trata sólo de saber qué le da miedo a ese cachorro que acabamos de introducir en nuestro hogar, si no más bien en cómo ayudarles a gestionar estos miedos y entender qué es lo que pasa en su cabecita".

La educadora asegura que lo más importante es aprender cómo acompañar al perro en estas situaciones: “Al igual que a un niño le intentamos dar la mejor infancia posible, deberíamos hacerlo con los perros. Si sabes cómo acompañarlo, sabrá que puede confiar en ti y le ayudarás a confiar en sí mismo”.

El vínculo entre los perros y los niños

El cuento de Alena Chvátalová habla de cuatro perros, cada uno con un miedo diferente, y de cómo se los comunican a sus respectivos humanos, enseñando así a los niños que ellos también pueden hablar con sus padres sobre lo que les ocurre, con respeto y sin ocultar sus propias emociones, igual que hacen sus propios hermanos perrunos.

Crecer con un respeto por los animales, en este caso hacia los perros, nos enseña, a pequeños y mayores, infinidad de cosas y, como hemos visto, los sentimientos son parte de ellos. De alguna forma, "nos permite fomentar la conciencia emocional y ayudar a que todos vivamos en un mundo más consciente, coherente y respetuoso”, explica la educadora canina, quien busca mejorar la gestión emocional a través de la empatía y parecido de los niños con los perros.

Marina Berrio
Asesoramiento: Alena Chvátalová, entrenadora canina y autora del libro De perros y sus monstruos.

Te puede interesar:

- Los niños se sienten mejor si tienen una mascota cerca

- Las mascotas y el rendimiento escolar de los niños

Contador

Leer más acerca de: