El papel de los abuelos en la nutrición de los niños

Los abuelos tiene mucho que decir en la alimentación de sus nietos.
ISTOCK

No es ninguna novedad que los más pequeños siempre miran de reojo a las personas mayores para tomar buena nota y usarlos como ejemplo a la hora de elegir sus acciones. La imitación juega un papel importante en el desarrollo de los niños y en la adquisición de hábitos. Y, ¿en quiénes se fijan los menores para tomar nota de su comportamiento?

Está claro que los primeros referentes de los niños son sus propios padres, otro ejemplo son sus profesores. Pero tampoco hay que obviar el papel de otros familiares, como por ejemplo los abuelos. En muchos hogares son ellos quienes se encargan de ayudar en el cuidado de los hijos, y en estas horas compartidas se interiorizan varios mensajes, como por ejemplo, los relacionados con la alimentación.

Los abuelos son buenos referentes en nutrición

¿Qué influencia reciben los más pequeños de sus abuelos en lo que a nutrición se refiere? Desde el Club de Padres Ordesa se indica que habitualmente los mayores mantienen una dieta más cercana a los cánones de la dieta mediterránea y en donde la presencia de fritos o comida basura está reducida al mínimo. Por el contrario, frutas y verduras son unos compañeros habituales en sus platos.

Una situación que puede ser muy beneficiosa a la hora de inculcar buenos hábitos alimenticios en los más pequeños. Tanto las visitas a casa de los abuelos, y sentarse a la mesa para comer lo mismo que ellos, como cuando estos se quedan al cuidado de los hijos y cocinen, el menú que comerán los niños estará integrado por productos más sanos.

Por otro lado, los padres también deben negociar con los abuelos la presencia de determinados alimentos para que cuando se queden al cargo de sus nietos, los más pequeños puedan seguir su menú habitual. De esta forma, la dieta decidida por los progenitores se mantendrá gracias a la labor de los abuelos.

Evitar los caprichos: un reto para los abuelos

Pero la presencia de los abuelos también puede suponer un revés para la buena alimentación de los más pequeños. Muchos de ellos conceden a sus nietos todos los caprichos que se les va presentando, entre ellos también golosinas, chocolates y, en algunas ocasiones, comida rápida. En estos casos deben ser los padres quienes indiquen unas normas básicas de alimentación:

- Hablar y explicar los efectos negativos de una mala alimentación en los más pequeños.

- Explicarles que deben tratar a los nietos como a sus propios hijos, al menos en lo que a alimentación se refiere.

- Delimitar horarios de comidas para evitar que se descuadren estos momentos cuando se comparten en familia. Esto también debe aplicarse a los "aperitivos", picar entre horas debe estar totalmente prohibido.

- Estar dispuestos a escuchar consejos sobre cómo mejorar la alimentación de los hijos, pero siempre recordando que son los padres quienes tienen la última palabra en este sentido.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Las claves de una dieta saludable

- 10 falsos mitos de la alimentación

- 10 recomendaciones de la Dieta Mediterránea

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.