Actualizado 25/03/2021 13:26 CET

14 formas divertidas de controlar la ansiedad en familia

Ideas para tener la ansiedad bajo control
Ideas para tener la ansiedad bajo control - ISTOCK

La ansiedad infantil es más común de lo que parece y actualmente se ha disparado con la pandemia y los confinamientos intermitentes. Según las estadísticas ha pasado de representar un 5 por ciento a afectar a un 21 por ciento de la población infantil en el último año.

Sin embargo, la buena noticia es que los padres podemos hacer mucho por ayudar a nuestros hijos. De hecho, existen muchas posibilidades para controlar la ansiedad en familia, y en vuestras manos ponemos 14 formas divertidas para poder bajar los niveles de estrés y ansiedad de los niños.

14 formas divertidas para controlar la ansiedad en familia

1. Micrometas. Esta es una excelente manera de motivar a los niños a trabajar hacia una meta. Pídele que escriba dónde les gustaría verse en una semana, un mes o un año, con este objetivo específico en mente. Cuando vamos conociendo lo que realmente queremos estamos menos expuestos a que la ansiedad aparezca.

2. Soplar en un molinillo. Se enfoca más en la exhalación controlada que en la inhalación profunda. Dile a tu hijo que solple lento, luego rápido y luego lento para mostrarle cómo puede variar la velocidad a la que expulsa el aire de sus pulmones.

3. Jugar con plastilina. Cuando un niño juega con ella, los impulsos eléctricos del cerebro comienzan a dispararse desde las áreas asociadas con el estrés. Pruébalo.

4. Adopta la arcilla. De la misma forma en que jugar con plastilina dispara impulsos eléctricos en el cerebro de tu hijo, esculpir con arcilla tiene el beneficio adicional de ser considerado "aprendizaje activo", una condición poderosa que le permite a tu hijo aprender a través de la exploración.

5. Escríbelo. Para los niños mayores, llevar un diario o escribir sus sentimientos pueden tener un efecto profundo en su estado de ánimo, especialmente si pueden hacerlo sin temor a que lo lean otras personas. Cómprale a tu hijo un cuaderno para que lo guarde en un lugar seguro y permítele escribir sobre cómo se siente, asegurándole que no lo leerás a menos que él te lo pida.

6. Gratitud, gratitud, gratitud. Tener un diario de gratitud está relacionado con un mejor desempeño en el aula , como así también, con una reducción del estrés.

7. Nombra tu emoción. A menudo, cuando los niños se sienten abrumados, es porque tienen dificultades para identificar los pensamientos negativos que tienen. Ya sea que tu hijo se enoje, entre en pánico o se obsesione rápidamente con el perfeccionismo, pídele que le dé un nombre a este sentimiento y ayúdalo a responderle. Por ejemplo, al preguntarle a tu hijo, "¿el Sr. Perfecto te está molestando de nuevo?" pueden trabajar juntos para ayudarlos a desafiar su perfeccionismo, en lugar de luchar contra él.

8. La mecedora. Mecerse en una mecedora no solo fortalece las rodillas y el tronco sin soportar peso, sino que su naturaleza repetitiva también ofrece alivio del estrés. Es una forma de calmar sus emociones estresantes.

9. Empuja contra una pared. Este truco es perfecto para permitir que el cuerpo se deshaga de las hormonas del estrés sin tener que salir incluso de la habitación. Haz que tu hijo intente empujar la pared durante 10 segundos, 3 veces. Este proceso permite que los músculos se contraigan en un intento inútil de derribar la pared, luego se relajan, liberando hormonas para sentirse bien.

10. Papel de seda arrugado. Los bebés son conscientes de este truco, ya que una de sus cosas favoritas es el papel arrugado. El papel arrugado no solo proporciona un ruido satisfactorio, sino que los cambios de textura en la mano de tu hijo envían retroalimentación sensorial al cerebro y lo aleja del estrés.

11. Plástico de burbujas. Cualquiera que haya recibido un paquete por correo conoce la alegría de hacer estallar fila tras fila las burbujas de plástico de un envoltorio. Para aliviar el estrés en cualquier lugar y en cualquier momento.

12. Rueda una pelota de tenis sobre su espalda. Un viejo truco de fisioterapia, hacer rodar una pelota de tenis sobre la espalda de tu hijo le dará un suave masaje cuando más lo necesite. Concéntrate en los hombros, el cuello y la espalda baja, ya que estos son lugares típicos donde el cuerpo mantiene la tensión. Y si quieres puedes decirle a tu hijo que también te lo haga a ti. Os vais a dicertir mucho!

13. Haz rodar una pelota pequeña debajo de sus pies. Hacer rodar una pelota debajo de los pies de tu hijo no solo puede mejorar la circulación, sino que hay puntos de presión en la planta de los pies que alivian el estrés y relajan los músculos de los pies y las piernas. Obtendrás el máximo beneficio.

14. Ve a tu espacio de calma. Tener un "espacio para calmarse" designado en tu hogar les da a los niños la oportunidad de retirarse cuando se sienten fuera de control y volver a unirse al grupo cuando lo necesitan. Es importante hacer que este espacio sea cómodo para que tu hijo quiera visitarlo cuando necesite "un tiempo".

Gabriela García González. Autora del libro La mejor coach para tus hijos ¡eres tú!,! es una referente del coaching para niños y el empoderamiento infantil y femenino. Educadora y experta en desarrollo personal integral.

Te puede interesar: 

- 10 consejos para reducir el estrés de tus hijos

- Educar con calma: el secreto del equilibrio emocional

- 13 técnicas divertidas para relajar a los niños

Consejos para mantener la calma cuando los niños se portan mal

Para leer más