Actualizado 03/08/2021 18:16 CET

Sentidos del recién nacido, cómo percibe el mundo

Así es como ven el mundo los recién nacidos.
Así es como ven el mundo los recién nacidos. - ISTOCK

¿Qué padre no ha deseado alguna vez ser capaz de hablar con su bebé? En especial, con los recién nacidos. Y es que, a estas edades tan tempranas, la capacidad de comunicación es nula. Eso sí, que no se pueda interactuar con ellos no quiere decir que estos pequeños no puedan percibir con el mundo. De hecho, desde que salen del vientre de la madre, sus sentidos ponen el foco de atención en el entorno para conocerlo.

¿Cómo funcionan los sentidos de los recién nacidos? ¿De qué manera perciben el mundo? El equipo de Stanford Children's Health se ofrece un acercamiento para que los padres entiendan a estos pequeños y sepan cómo reciben estas señales. ¿Es cierto que apenas ven? ¿Y qué hay del oído, pueden escuchar a sus padres? ¿Conocen el sabor de alimentos como la leche materna? Si te has preguntado alguna vez por la capacidad sensorial de tus hijos, este es el momento.

Vista y oído

¿Son capaces de reconocer las voces de sus padres? ¿Pueden ver y reconocer la cara de los mismos? ¿Cómo funciona su vista y oído?

- La visión. Los ojos del recién nacido son apenas más grandes que la mitad de los ojos de un adulto. A lo largo del primer año crecen a un ritmo más rápido, y luego lo siguen haciendo lentamente hasta la pubertad. La mayoría de los bebés los tienen de un color gris claro o azules, pero este color suele cambiar a los 6 meses de edad.

Durante los primeros meses, los bebés pueden presentar falta de coordinación en los movimientos oculares e incluso pueden parecer bizcos. Al nacer las personales solo tienen la habilidad de enfocar sólo a una distancia corta aproximadamente de 20 a 25 centímetros o el espacio entre la cara de la madre y el pequeño cuando ella lo sostiene en brazos.

Los bebés pueden seguir o rastrear un objeto en las primeras semanas. Su capacidad de enfoque mejora durante los 2 y 3 años de edad hasta alcanzar una visión normal. Los recién nacidos pueden detectar la luz y la oscuridad, pero no pueden ver todos los colores. Por este motivo, muchos libros para estas edades y juguetes de estimulación tienen diseños distintivos en blanco y negro.

- El oído. Durante el embarazo muchas madres sienten que el bebé patea o se mueve al percibir ruidos fuertes y se calma al oír música suave y relajante. Este sentido está totalmente desarrollado en los recién nacidos. Los niños con audición normal se sobresaltan al percibir sonidos a gran volumen, prestan atención tranquilos a la voz de sus padres y dejan de moverse un poco cuando detectan el comienzo de un tono de conversación.

Aparentemente, los recién nacidos prefieren una voz aguda en lugar de una la grave. También tienen la habilidad de identificar ruidos fuertes después de haberlos oído varias veces. Se calcula que la pérdida auditiva severa se produce en aproximadamente 2 a 3 de cada 1.000 recién nacidos.

El resto de sentidos

Al mismo tiempo, así se desarrollan el resto de sentidos en el recién nacido:

- El gusto. Las papilas gustativas comienzan a formarse durante los primeros meses del desarrollo fetal. La ciencia ha demostrado que los bebés prefieren sabores dulces en lugar de sabores agrios o amargos. Además, los niños demuestran tener una marcada preferencia por la leche materna, en especial si al principio son amamantados y después se les da el biberón o leche de fórmula.

- El olfato. El centro del olfato se forma en el cerebro al comienzo del desarrollo fetal. Se comprobó que los recién nacidos tienen una aguda capacidad de . Dentro de los primeros días de vida, prefieren el olor de la madre, especialmente de la leche materna que ella les proporciona.

- El tacto. Durante los últimos meses del embarazo, el bebé permanece apretado en el útero, con las piernas y los brazos contraídos. Al nacer, de repente quedan expuestos a un mundo brillante y frío, donde de repente pueden mover los brazos y las piernas libremente. Esta nueva libertad puede hacer que los bebés se vuelvan frenéticos y lo manifiesten con movimientos bruscos y agitados.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Trucos para cuidar los dientes del bebé

- Claves en la dieta para evitar problemas dentales

- Dientes sanos, consejos de higiene para niños

- Cómo cuidar los primeros dientes de leche

Para leer más