Actualizado 17/06/2021 13:09 CET

5 consejos para ayudar a tus hijos a dormir mejor

Claves para dormir bien por las noches
Claves para dormir bien por las noches - ISTOCK

En ocasiones, los padres nos sentimos frustrados cuando nuestros hijos no logran conciliar el sueño por la noche. Sobre todo, después de un largo día de cuidar a tus hijos, de trabajar, organizar la casa y las comidas, y preparar todo para el día siguiente. Deseas irte a descansar cuanto antes y disfrutar de un poco de tranquilidad, pero el problema surge cuando nuestros niños no logran dormirse.

Tal vez las dificultades para dormir de tu hijo estén marcadas por la ansiedad o quizás se duerme como un ángel, pero se despierta en medio de la noche y no se puede calmar. Los problemas del sueño son frustrantes, de diversa gravedad y muy, muy comunes. No estas solo.

Consejos para conciliar el sueño y dormir mejor

1. La dificultad para dormir es solo el efecto, y las casusas pueden ser muchas.

La gran cantidad de causas es la razón por la que ninguno de nosotros está solo. Los problemas de sueño de tu hijo pueden deberse a la ansiedad, a una mente acelerada, a los hábitos alimentarios, al miedo, a los desafíos, etc. No importa cuál sea la causa la dificultad para dormir, hay respuestas y hay personas que pueden ayudar.

2. Tus hijos no intentan engañarte.

Cuando gritan por la noche o se levantan de la cama por tercera vez, por lo general no toman la decisión de no dormir. Simplemente no saben cómo. Dormir es una habilidad. ¿Qué niño no quiere dominar una habilidad que significa una mayor independencia? La mayoría de los niños quieren cepillarse los dientes, servirse su propia leche o andar en bicicleta sin ruedines. También les encantaría dormir solos y, si no pueden, es porque aún no han dominado las habilidades. Sólo necesitan ayuda.

3. Pónte primero tu propia máscara de oxígeno.

Los padres también estamos agotados. Si estamos cansados, estresados y no podemos cuidar de nosotros mismos, ¿cómo se puede esperar que nos acerquemos a nuestros hijos con la paciencia y la comprensión necesarias para enseñarles a calmarse por la noche? Además, la noche a menudo se reserva como tiempo de los padres para el cuidado personal. Cuando nuestros hijos se levantan de la cama a las 10 de la noche interrumpen el tiempo que nos reservamos, nuestras reacciones suelen ser menos que ideales y eso no ayuda a nadie. En resumen: cuidarnos durante el día y la noche te ayudará a cuidar mejor a tus hijos. No es egoísta, sino un acto de amor hacia ti y hacia ellos.

4. La atención plena es una habilidad que ayuda a todos.

La atención plena es el arte de ser consciente intencionalmente de algo en el momento presente y ayuda a disminuir la ansiedad, el diálogo interno negativo, la ira e incluso a mejorar el sueño como así también, reducir los pensamientos acelerados y fomentar hábitos de sueño positivos.

5. El efecto negativo frente a la pantalla.

Los dispositivos electrónicos emiten "luz azul" que, cuando brilla en los ojos, inhibe la producción de melatonina en el cuerpo, la hormona que ayuda a regular el sueño. Si tu o tus hijos se exponen a la luz azul demasiado cerca de la hora de acostarse, retrasará la sensación de sueño. Además, las pantallas son estimulantes: los videojuegos y las películas son emocionantes; Las redes sociales pueden hacernos felices pero también irritarnos. Todas estas cosas conducen a menos sueño, menos sueño hace que nuestros hijos estén más cansados e irritables, y cuando están más cansados e irritables, es más probable que busquen la experiencia aislada del tiempo frente a la pantalla.

En resumen, si pones en práctica alguna de estas pautas junto a tus hijos las noches serán más armoniosas y placenteras.

Gabriela García González. Autora del bestseller El Poder de Tu Resiliencia y de La Mejor Coach para tus Hijos ¡eres tú! es una referente del Coaching para Niños y el Empoderamiento infantil y Femenino. Educadora, Experta en Desarrollo Personal integral, Conferencista internacional y Formadora de Emprendimientos desde el Ser para mujeres.

Te puede interesar:

- La resiliencia, la llave de tu bienestar mental

Contador