Whatsappitis, una lesión por uso abusivo del WhatsApp

Whatsappitis, una patología emergente
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

En la actualidad, el uso excesivo de las nuevas tecnologías está causando lesiones en las manos y en las muñecas como consecuencia de la repetición de movimientos continuos. Este el caso de la Whatsappitis, una lesión por uso abusivo del WhatsApp, que afecta a los pulgares como consecuencia de teclear continuamente.

Los cambios tecnológicos han permitido a muchas personas comunicarse a través del smartphone o el móvil con mensajes de texto, y esta práctica ha dado lugar al nacimiento de nuevo grupo de patologías emergentes que hasta ahora no se habían asociado con el uso del smartphone y más concretamente del WhatsApp, ya que en la mayoría de las ocasiones el paciente no los identifica con el uso del teléfono.

La doctora. Rosa Mª Llorca, jefa del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario HM Torrelodones, explica que desde la llegada de las aplicaciones para chatear se han empezado a ver daños que no se habían identificado con el móvil. "La revista científica médica 'El Lancet' utiliza el término 'whatsappitis' para referirse a la tenosinovitis (inflamación del tendón y de la membrana sinovial que lo recubre) por utilización excesiva de WhatsApp", señala la experta. La "whatsappitis" es considerada una "patología emergente", según la revista.

La Whatsappitis afecta al uso de los pulgares

Debido a la postura de coger el smartphone entre las manos y usar los pulgares para escribir los textos, la "whatsappitis" genera dolor, hinchazón y entumecimiento que afecta sobre todo a los pulgares, y aumenta con el movimiento de los mismos. También pueden aparecer molestias en la muñeca y en los otros dedos por el hecho de sujetar el smartphone durante mucho tiempo.

¿Qué podemos hacer para prevenir la Whatsappitis?

1. Evitar usar sólo los pulgares para manejar el móvil. La doctora. Llorca apunta que "la sobrecarga nunca es beneficiosa".
2.  Escribir alternando los dedos.
3. Utilizar un lápiz para dispositivos móviles.
4. Evitar usar el teléfono de forma prolongada
5. Hacer descansos.

Las lesiones del uso de las nuevas tecnologías

Hasta ahora conocíamos la tendinitis y el síndrome del tunel carpiano que aparecía en algunas personas por la utilización excesiva del ratón del ordenador, o por adoptar una mala postura al manejarlo. Y también que las posturas mantenidas delante de un ordenador pueden provocar daño en los músculos de la columna cervical y dolor en el cuello.

Ahora, sabemos que chatear continuamente también puede derivar en patologías de la muñeca, dedos, e incluso del cuello. Con el uso abusivo del smartphone o teléfono móvil, la postura prolongada de flexión puede generar también tensión en los músculos con aumento de tono y hasta contractura que se transmite desde la región del cuello a la región dorsal. Si se prolonga la postura podría extenderse la tensión a la región lumbar. Para evitarlo, hay que disminuir la utilización innecesaria del teléfono y descansar el cuello y la espalda.

Si la lesión en los pulgares o Whatappitis se hace intensa y perdura en el tiempo podría ser necesaria la rehabilitación, que combinaría las medidas analgésicas y antiinflamatorias con terapia física. "Si el problema y el dolor se mantuvieran e impidieran realizar nuestras actividades diarias cotidianas, como peinarnos o vestirnos, existe la posibilidad de tener que recurrir a la cirugía para liberar el tendón", señala la experta.

Marisol Nuevo

También te puede interesar:

Los grupos de WhatsApp de padres, perjudiciales para los niños

WhatsApp, ¿un peligro para los menores?

WhatsApp y Line, en la vida en pareja

WhatsApp y familia: ventajas y desventajas

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.