Trucos para conseguir que los niños se laven las manos

Consejos para conseguir que los niños se laven las manos
Foto: ISTOCK Ampliar foto

La higiene es una de las enseñanzas más importantes que debemos transmitir a nuestros hijos. Y la clave para conseguirlo es el hábito, la repetición. .

Lavarse las manos será su primera incursión autónoma en el mundo de la higiene. Y conseguiremos mantener alejados a una buena cantidad de patógenos.

Técnicas para enseñar higiene en las manos

El primer paso será enseñar al niño la necesidad de mantener este hábito de higiene para prevenir futuras enfermedades. Los hijos deben entender que si no se lavan las manos habitualmente pueden tener alguna infección que les impida salir a la calle y jugar con sus amigos. Inculcarles este hábito como forma de prevención será un buen inicio.

Posteriormente habrá que ponerle las cosas fáciles, como por ejemplo facilitarles un taburete con el que lleguen al grifo donde se vayan a lavar las manos. Habrá que asegurar que esta superficie no puede provocar la caída del niño . También habrá que dejar el jabón en una zona donde él pueda alcanzarlo y asegurar que el bote que lo contiene no pueda abrirse y derramar el líquido.

También será conveniente dejarle una toalla a su alcance para que cuando termine pueda secarse las manos sin ningún problema. Es recomendable enseñar a los más pequeños a regular la temperatura del agua con el que se va a lavar las manos ya que en ocasiones puede quemarles si está demasiado caliente o aclararse mal si está demasiado fría.

Por supuesto siempre hay que predicar con el ejemplo y los padres deben mostrar a sus hijos que ellos también se lavan las manos. Con esta práctica los niños además de ver que los adultos realizan esta labor de higiene, también aprenderán la forma correcta de hacerlo.

En qué momentos se deben lavar las manos

Otra de las cosas que habrá que enseñar al niño a la hora de lavarse las manos es los momentos en que debe hacerlo. Muchos niños únicamente realizan esta acción antes de cada comida, sin embargo los padres deberán asegurarse de que sus hijos realizan esta tarea en las siguientes situaciones:

- Antes y después de cada comida. No sólo hay que lavar las manos antes de cada comida para eliminar las bacterias, al abandonar la mesa también hay que realizar esta tarea para limpiar la suciedad generada en la toma de alimentos.

- Estornudar y toser. Si la mano del niño ha estado en contacto con su boca después de toser o estornudar, hay que asegurarse de que se lava las manos para eliminar las bacterias expulsadas.

- Ir al servicio. Después de hacer sus necesidades, el niño debe lavarse las manos para limpiar cualquier suciedad producida de su contacto con sus genitales o con la orina.

- Después de jugar. Por muy limpios que estén los juguetes, es posible que restos de plástico hayan quedado en las manos de los niños. Después de jugar, siempre hay que lavarse las manos para evitar males mayores.

- Volver a casa. Siempre que se salga de casa, al regresar hay que lavarse las manos. Esta parte del cuerpo habrá estado en contacto con múltiples superficies repletas de gérmenes que deberán ser eliminados con agua y jabón.

- Contacto con una mascota. Al igual que con los juguetes, por muy limpia que esté una mascota, su pelo siempre puede contener bacterias y gérmenes que pueden poner en riesgo la salud del niño. Siempre que este juegue con su mascota o la de cualquier conocido, habrá que velar porque sus manos queden limpias antes de llevárselas a la boca.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Dientes sanos, consejos de higiene para niños

- Niños a los que no les gusta lavarse

- La higiene fomenta virtudes en los niños

- Las manos limpias evitan enfermedades y salvan vidas

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.