Enfermedades infantiles: ¿cuáles hay que comunicar en la escuela?
Suscríbete a nuestra revista

Según la SEPEAP

Enfermedades infantiles: ¿cuáles hay que comunicar en la escuela?

Enfermedades infantiles que hay que comunicar en la escuela
Foto: ISTOCK Ampliar foto
correo

La escuelas infantiles y los colegios son lugares propicios para la rápida propagación de enfermedades. Además, los niños pequeños con un sistema inmunológico aún en desarrollo son especialmente proclives al contagio. Por este motivo, los padres debemos conocer cuáles son las enfermedades que se pueden contraer en el centro escolar y que no nos deben causar alarma, y cuáles son las que debemos comunicar en la escuela por ser especialmente molestas, graves o incluso mortales para los niños.

El Dr. García-Sala, pediatra de la Sociedad Española de Pediatría Extraholspitalaria de Atención Primaria, recomienda "hacer una labor de concienciación de los niños para que cuiden su higiene, pero como un hábito o rutina. Deben lavar sus manos de forma frecuente para evitar el contagio de muchas enfermedades por contacto".

Enfermedades infantiles que conviene pasar

En opinión de este facultativo, "hay muchas enfermedades que se pueden contraer en el colegio en época escolar y que no nos deben causar alarma. Como norma general su hijo pasará alguna de estas enfermedades a lo largo del año. Pasarlas mejorará su sistema inmunológico que creará anticuerpos para estas enfermedades. Si ve que se encuentra débil o tiene fiebre, déjele en casa hasta que mejore".

Enfermedades infantiles

Las enfermedades comunes que no necesitan ser comunicadas en la escuela o centro escolar son la herpangina y enfermedad 'mano-pie-boca', los catarros y las faringitis, la gastroenteritis, las infecciones de oído, la roseola o exantema súbito y las conjuntivitis. Según el doctor García-Sala, "estas enfermedades son comunes y no necesitan ser comunicadas a otros padres ni al centro escolar. Nadie iría en su propio trabajo comunicando a unos y otros que tiene conjuntivitis, otitis o diarrea. Simplemente, se extreman la higiene y las precauciones para tratar de no contagiar a nadie".

Enfermedades que hay que comunicar en la escuela

Se deben notificar también al colegio, y éste al resto de los padres, cuadros especialmente molestos como los piojos y particularmente enfermedades como la meningitis, el sarampión, las paperas... incluso la varicela, que son infecciones que pueden ser graves o potencialmente mortales. Afortunadamente la mayoría de los niños están vacunados para estas enfermedades, pero lamentablemente no todos lo están y es mejor prevenir.

Piojos

Son unos parásitos bastante molestos que se adquieren de forma casi aleatoria ya que no tienen nada que ver con higiene, nivel socioeconómico o hábitos de vida. Es más, muestran cierta preferencia por el pelo limpio. "En el caso de que nuestros hijos tengan piojos basta tratarse e informar al centro educativo, sin ausentarse de las clases, para evitar que la infección pase de contagiados a sanos cíclicamente. Para su tratamiento es suficiente utilizar un producto protector", confiesa el doctor Jesús García Pérez, vocal de la SEPEAP.

Meningitis

Las meningitis más graves están provocadas por las bacterias; entre ellas, el meningococo. Este puede tener diferentes “apellidos” (o serogrupos), siendo el B el más frecuente en España.

El contagio del meningococo se produce por vía respiratoria, a través de las gotitas que se expulsan al toser o estornudar. Cuanto mayor y más estrecho es el contacto con una persona infectada, más fácil es el contagio, por eso los entornos más favorables para su transmisión son los ambientes escolares y familiares. Sin embargo, la capacidad de contagio de la meningitis no es tan alta como la de un catarro o una gripe.

Sarampión

Es una enfermedad benigna debida a un virus que afecta a los niños pequeños. Se caracteriza por fiebre alta seguida de una erupción en la piel. Esta enfermedad puede llegar a ser grave y está rebrotando en los últimos años en Europa debido a la bajada en las coberturas de vacunación. El sarampión se previene con la vacuna triple vírica. Con dos dosis se alcanza una protección del 99%.

Paperas

Es una infección vírica contagiosa que afecta principalmente a las glándulas que fabrican la saliva, que se inflaman y duelen. Las más grandes de estas glándulas, las parótidas, están justo delante de las orejas y se extienden algo hacia abajo; hay también otras situadas debajo de la mandíbula.

Suele ser una enfermedad leve y no deja secuelas, pero en ocasiones puede complicarse con una meningitis de características benignas o con inflamación del páncreas o de los testículos. La afectación de los órganos sexuales sólo de forma excepcional produce esterilidad. Antes, cuando no había vacuna, era también causa de sordera unilateral permanente.

Varicela

La varicela es una enfermedad infecciosa que produce una erupción muy característica. La causa es el virus varicela-zóster, llamado así porque también es el causante del herpes zóster.

La varicela es muy contagiosa, de manera que, cuando hay un enfermo en la casa, el 80-90% de las personas que viven allí y no la sufrieron anteriormente la acaban contrayendo. Se transmite por contacto directo con las lesiones de la piel o a través de las gotitas de saliva que se expulsan con la tos o los estornudos. Los enfermos son contagiosos aproximadamente desde 2 días antes de aparecer la erupción hasta que todas las lesiones de la piel se han convertido en costras, un proceso que tarda alrededor de una semana.

Marisol Nuevo Espín
Asesoramiento: Dr. García-Sala, pediatra de la Sociedad Española de Pediatría Extraholspitalaria de Atención Primaria

Te puede interesar:

- Niños en la guardería: 10 procesos febriles al año

- Cómo controlar la gastroenteritis en niños y bebés

- Piojos: las 10 dudas más frecuentes para eliminarlos

- Meningitis en los niños: la vacuna es imprescindible

- Las complicaciones del sarampión, síntomas y vacuna

- Varicela, tratamiento para niños

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)

Videos Destacados

La vida de los otros: comparaciones entre nuestras normas y las de sus amigos

Adolescentes: No es vago, solo ha cambiado su ritmo de sueño

La balanza de los deberes: cómo conciliar con los deberes en casa

Esta fábula infantil enseña a los más pequeños la importancia y el valor de la humildad
Con esta fábula, los niños aprenderán que lo importante es el esfuerzo y el resultado final, y no el tiempo dedicado a un trabajo.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies