Blogs
Madres como tú y como yo
María Solano

¿Huelga de deberes? No criticarás al colegio en público

correo

La semana pasada marcó un hito en el debate que, desde hace años, mantiene la comunidad educativa en todo el mundo en torno a los deberes escolares. Las posiciones encontradas fluctúan desde los partidarios de sistemas tradicionales que incluyan varias horas de trabajo intelectual autónomo hasta las corrientes más radicales que abogan por que los niños no toquen la mochila en casa.

Hasta aquí, todo correcto. Ningún mal hace el fructífero debate. Al contrario, ayuda a descubrir los pros y los contras del problema y a hacerse una composición de lugar mucho más realista. Pero lo ocurrido la semana pasada en España ha marcado el esperpento. Una de las dos dos principales asociaciones de padres, después de reunirse con el ministro en funciones de Educación, anunció su intención de llevar la contraria a los colegios e iniciar una "huelga de deberes" los fines de semana para protestar por un sistema educativo que consideran arcaico.

¿Huelga De Deberes?
Foto: ISTOCK 

En su defensa de la erradicación de los deberes alegan que no todos los estudiantes juegan en igualdad de condiciones. Los de familias más humildes tienen más dificultad para que los padres les ayuden o los animen a estudiar. Lo cierto es que ningún padre, pobre o rico, debe estudiar con sus hijos, si quiere hacerlo autónomo. También argumentan que los niños pasan muchas horas en el aula y que se les está robando la infancia. Y algo de cierto hay en esto, toda vez que España encabeza la lista de la OCDE de horas dedicadas al estudio y sin embargo anda muy mediocre en rendimiento.

Pero tengan o no razón en los argumentos que defienden, los padres de la CEAPA han perdido las formas por la propuesta de una huelga. No es peligrosa la huelga en sí. Ya se ocuparán los docentes de no encargar tarea para el fin de semana para no ser desobedecidos.


Lo grave es que los padres llamen a la desobediencia a sus hijos respecto de la autoridad de maestros y profesores. Lo grave es que abran la espita de la insumisión. Lo grave es que siembren estos vientos a sabiendas de que recogerán tempestades.


Porque, inaugurada la pendiente deslizante, los niños y los adolescentes no dedicarán mucho tiempo a pensar cuándo sí deben desobedecer al profesor y cuándo no.

La Concapa, la asociación de padres que ha criticado abiertamente la postura de los huelguistas, alega que, se critiquen o no los deberes, la vía nunca puede ser desautorizar al profesorado o al centro educativo. Pero por desgracia hay muchos padres que no toman conciencia de la importancia de dotar al profesor de la máxima autoridad cuando hablamos delante de nuestros hijos.

Esta actitud es clave incluso en esos días, legítimos, en los que como padres estamos molestos, enfadados, quizá indignados, con lo que ha hecho un profesor o la decisión tomada por el director del centro. Incluso en esas circunstancias debemos mantener las formas delante de nuestros hijos. Ejerceremos, claro está nuestro derecho a expresar nuestro malestar ante el centro. Pero jamás delante de los hijos. Nunca una mención en una cena, nunca una nota explícita en una agenda de comunicación familia-colegio. En privado, lo que se desee. Pero dice un mandamiento de los buenos padres que no criticarás al colegio en público.

Te puede interesar:

- El respeto hacia los profesores

- El peligro del exceso de deberes para los niños

- La OMS alerta: los niños tienen demasiados deberes

- Ayudarle a hacer los deberes no es ayudarle

- España, quinto país que pone más deberes