Métodos para establecer una rutina de sueño en los más pequeños

Cómo enseñar a dormir a los bebés con estas técnicas.
ISTOCK

Qué importante es dormir, pero aunque parezca difícil de creer nadie nace sabiéndolo hacer. No al menos en las horas que corresponde. La rutina de sueño es algo que se debe inculcar a los más pequeños a medida que crecen de modo que llegada la noche, se acostumbren a irse a la cama, cerrar los ojos y dar rienda suelta al descanso después de todo un día de actividades.

Como en toda enseñanza existen distintas técnicas para adaptar a los más pequeños a estas rutinas. Desde la Fundación Baby Center de Estados Unidos se recopilan varios métodos con los que conseguir que los niños se acostumbren a dormir cuando toca y no en horarios en donde no corresponde.

Pasos para la rutina de sueño

Desde Baby Center se aconsejan estos pasos para conseguir una buena rutina de sueño en los niños:

- Cuándo comenzar. Cuando el bebé tenga más o menos 6 semanas, se recomienda comenzar a crear una rutina nocturna para dormirlo. Para ello, todos los días, hacia la misma hora cada tarde, dale un baño, léele un libro, dale de comer, cántale una canción de cuna y acuéstalo.

- Acostarlo a la misma hora todos los días. Para crear rutina nada mejor que elegir una hora que se convierta en la de irse a la cama y repetir jornada tras jornada.

- Seguir horarios diurnos. Por la mañana los padres deben levantar a sus hijos a la misma hora cada día. También se recomienda que la hora de la siesta sea la misma en cada jornada.

- Si no se tiene éxito, se recomienda acudir a un especialista para comprobar si algún trastorno del sueño está detrás de esta situación.

Técnicas de enseñanza

Desde Baby Center también se explican varias técnicas de enseñanza de rutinas de sueño para los más pequeños de la casa. Estas son algunas de ellas:

- "Dejarlo llorar". Los especialistas que apuestan por este método apuestan por dejar al bebé llorar en la cuna, pero hacerlo indefinidamente. El consejo es acostar al niño cuando aún está despierto y permitir que llore durante breves periodos de tiempo, contigo entrando a intervalos para calmarlo, pero sin cargarlo en brazos.

- "Dormir sin llanto". Los especialistas que recomiendan este método defienden un entrenamiento más gradual, con papá o mamá ofreciendo consuelo inmediato cuando el niño llora. De esta forma el bebé se calmará y tendrá más fácil quedarse dormido.

- Fading. Este método coloca a medio camino entre los anteriores. Aquí los padres van eliminando gradualmente su presencia y su papel a la hora de poner a dormir al bebé. Al principio se sientan junto a la cuna hasta que el pequeño se quede dormido, pero cada alejan su silla de la cuna hasta que se produzca su salida de la habitación. De esta forma poco a poco el menor irá ganando en seguridad al verse sin sus padres por la noche.

Damián Montero

Te puede interesar:

El sueño del bebé

Los bebés no deben dormir con luz

Tabla de sueño infantil

Problemas de insomnio en los niños

La importancia del sueño infantil

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.