Actualizado 27/05/2021 17:01 CET

6 ejercicios de psicomotricidad en el agua para fortalecer las piernas del bebé

Ejercicios de psicomotricidad en el agua para bebés
Ejercicios de psicomotricidad en el agua para bebés - ISTOCK

Esta actividad debe realizarse con un método didáctico basado en la "pedagogía del éxito" y pretende poner a los bebés en contacto con el medio acuático, preparándolos, entre otras cosas, para la llegada del verano ya que, gracias al contacto permanente en el agua con la madre, o con el padre, el pequeño consigue habituarse al agua, superar los miedos, desarrollarse física y mentalmente y disfrutar de un contacto familiar más profundo y enriquecedor.

Así, los papás pueden afrontar el período estival con la tranquilidad de que las piscinas y las olas del mar no van a ser un inconveniente, ni unas temibles desconocidas para los peques que, además, harán sus primeros pinitos como grandes nadadores.

Ejercicios de psicomotricidad en el agua para las piernas de tu bebé

Ejercicios de psicomotricidad en el agua para niños de 1 a 2 años

Ejercicio 1. Pedaleo en el agua

Poner un churrito alrededor del bebé, sujetando nosotros los extremos. El niño se coloca en vertical y se le ponen juguetes en el agua, estimulándole para que se acerque y comience a coger los juguetes. El objetivo de este ejercicio es que el niño vaya adquiriendo la verticalidad, de cara a sus primeros pasos.

Ejercicio 2. Ya voy solito

Ponerle unas mochilas (corchos) abrochadas en la cintura, cogiéndole de las manitas o bien por detrás, por la espalda, manteniéndole en vertical, se le ponen muchos juguetes por la piscina con el fin de que ellos vayan moviendo las manos, desarrollando equilibrio y comiencen a mover las piernas. Adquirir el equilibrio que necesitará al caminar. La mochila les ayuda a ser autónomos y desplazarse solos por la piscina.

Ejercicios de psicomotricidad en el agua para niños de 2 a 3 años

Ejercicio 3. El caballito

Pones un churrito entre las piernas del niño mientras el padre o madre lo sujeta por los extremos y juegan al caballito. El niño agarra el churro por el extremo delantero y va moviendo las piernas como si caminase.

Ejercicio 4. Haciendo Surf

El pequeño agarra una tabla de flotación con las dos manos, por un extremo, y parte de su cuerpo queda encima de la tabla, como tumbado boca abajo. Las piernas quedan por fuera y tiene que empezar a patalear, salpicando todo lo que pueda. Mamá o papá sujetan la tabla para que no se vaya hacia los lados y luego, poco a poco, lo irá soltando.3 a 4 años

Ejercicio 5. Nadando como los mayores

En los ejercicios 5 y 6 el objetivo es buscar la horizontalidad para aprender a nadar.Boca abajo, en horizontal, el niño coge un churro con sus manos, teniendo los brazos bien estirados. Comenzará a dar patadas al agua, como sin fuese un motor. Papá o mamá le ayudarán poniendo su mano el la tripa, con el fin de subirle el culete. Concretamente, este ejercicio va encaminado a nadar aprendiendo la patada de croll.

Ejercicio 6. Aprender a flotar con papá o mamá

Tumbado sobre uno de ellos boca arriba, o solito, el adulto le pondrá una mano en la cabeza, con el niño mirando al cielo y el resto del cuerpo debe ir solo. Papá le canta o habla suave para relajarle y comienza unos movimientos oscilantes hacia los laterales, muy suaves. Al principio le costará un poquito, hasta que adquiera confianza en sus padres y consiga relajarse. Al final, le vamos soltando, poquito a poco, la mano y flotará solo. Dependerá de cada niño el tiempo que necesite para conseguirlo.

Mónica Campa
Asesoramiento: Laura Cruz. Fisioterapeuta de Valle36

Te puede interesar: 

- Aprender a flotar: cuándo y cómo puede empezar mi bebé

- Estimulación para bebés: ¡qué buena es el agua para aprender a caminar! 

- Bebés en el agua: cómo perder el miedo

- Ejercicios de estimulación acuática para bebés

- Natación para bebés