De paseo con mi bebé: cómo y cuándo

De paseo con mi bebé: cómo y cuándo
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

A partir del segundo mes, es muy saludable que saques a tu bebé a pasear y a disfrutar de las agradables temperaturas de la primavera. Con el frío, lo normal es que lo paseases en las horas centrales del día, pero a partir de ahora y durante el verano los pediatras recomiendan optar por las horas de la mañana (hasta las 12) y de la tarde (a partir de las 5), cuando ya no dominan los fuertes calores del mediodía.

Lógicamente, nos asaltan las dudas de si será conveniente o no, cuáles son las mejores horas y si podemos exponer al bebé desde sus primeros días de vida a los rayos solares. Los especialistas recomiendan precaución en el primer mes, porque todavía no regulan bien su temperatura, necesitan tranquilidad, comen cada poco tiempo, hay que cambiarles a menudo y, en conclusión, se hace difícil hacer compatibles estas limitaciones con un paseo relajado.

Un tiempo adecuado para el paseo con el bebé

Por lo menos los tres primeros meses, los paseos han de ser de escasa duración, por ejemplo, alrededor de media hora de paseo en el carrito. A medida que tu hijo vaya creciendo, podrás ir prolongando más sus salidas y repetirlas varias veces a lo largo del día, porque el tiempo de sueño irá disminuyendo. Una buena idea es combinar su paseo con otras actividades, como llevar a los hermanos al colegio, pasear con amigos, hacer recados, etc. En este sentido, lo ideal es que os turnéis el padre y la madre, para que ambos participéis de esta pequeña fiesta que supone para vuestro hijo sacarle a pasear en su carrito.

Pasear con el bebé... ¿antes o después de comer?

En ocasiones, los padres tenemos dudas sobre si sacar antes o después de las comidas a dar su paseíto al niño. Esto realmente dependerá del carácter de vuestro hijo. Si es un bebé activo, posiblemente le vendrá mejor el paseo tras la comida, porque le permitirá adormecerse con facilidad gracias al vaivén del cochecito; si, por el contrario, es un niño tranquilo, el paseo antes de las tomas le servirá de estímulo para su desarrollo psicomotor. De cualquier modo, sois los padres los que debéis ir viendo lo que más le gusta a vuestro hijo, probando una u otra posibilidad.

Por otro lado, dentro de la educación de vuestro hijo no debéis olvidar los claros beneficios de la actividad física que implican los paseos. Serán como el entrenamiento para que de mayorcito se mueva, haga ejercicio, no sea sedentario, contribuyendo a un mejor desarrollo físico y psíquico.

Respecto a las ventajas para su salud, el sol con moderación contribuye a la formación endógena (desde el interior) de la vitamina D y, si no se prolonga en exceso, casi nunca va a provocar cansancio en el niño. Para disfrutarlo al máximo, recordad ir siempre preparados para un cambio de pañales, ropa de repuesto y alguna prenda suplementaria por si cambia la temperatura ambiente de forma rápida.

Utiliza crema protectora antes de salir de paseo con tu bebé

Abril suele ser un mes soleado en muchas zonas de nuestro país y, aunque los rayos del sol aún son oblicuos, en las horas centrales del día pueden ser dañinos. Por esta razón, es bueno tomar una serie de medidas de precaución, como por ejemplo, usar ropa larga, gorritos, sombrillas y cremas protectoras. Éstas, como norma general, deben ser con un factor de protección igual o superior a 15. A pesar de todas estas pautas, no debéis tener una falsa sensación de seguridad, exponiendo al niño el doble de tiempo frente al sol.

Aunque la piel de los bebés es en general delicada, unos niños tienen la piel más sensible que otros. Se definen así unos tipos de piel, desde la que siempre se quema y no se broncea nunca, hasta la que nunca se quema y se broncea con facilidad; los tipos extremos son los niños albinos y los de piel oscura. Es importante que los padres conozcáis el tipo de piel de vuestro niño para protegerle adecuadamente. A pesar de todos sus beneficios, el sol en exceso es perjudicial.

Consejos para ir de paseo con tu bebé

-  Recuerda que al sacar a tu hijo a pasear no buscamos que le dé el sol en ciertas partes del cuerpo, pues lo importante es la temperatura ambiental. Por tanto, si todavía hace frío, cuida que vaya abrigadito y no lo tengas mucho tiempo fuera.

-   Los niños que disfrutan de paseos suelen ser más sanos. El paseo tiene cualidades euforizantes para ellos y los padres, favorece un mayor estímulo y, por otra parte, tiene efecto relajante en muchos bebés.

-   Si trabajáis los dos y es otra persona la que le atiende (cuidadora, abuelos, etc.) debéis explicarle lo que haríais vosotros para que tengan la misma precaución en el cuidado del bebé. Es muy importante que sea una persona con experiencia, porque vamos a depositar toda nuestra confianza en ella.

-   Para acertar a la hora de abrigar a tu hijo, un consejo razonable es poner al niño una capa más de ropa de la que necesitéis el padre o la madre, ya que vosotros os movéis y ellos no. Si vais en camisa, es seguro que el niño aún necesita una chaquetita. Aunque todavía no haga mucho calor, no olvidéis que se le puede quemar la piel al bebé al exponerlo demasiadas horas, incluso si hace fresco.

Ana Aznar
Asesor: doctor Luis Alberto Vázquez. Pediatra. Centro de Salud Mirasierra.

Te puede interesar: 

Claves antes de comprar un carrito de bebé

- 10 sillas de paseo ligeras para este 2015

- 5 sillas de paseo gemelares para tus bebés

- 10 de las sillas de paseo más baratas del mercado

- Los complementos necesarios de las sillas de paseo y carritos de bebé

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.