La OMS alerta del alto contenido de azúcar en los alimentos de bebés

La OSM pone el foco sobre la alimentación de los más pequeños.
La OSM pone el foco sobre la alimentación de los más pequeños. - ISTOCK

Durante los primeros meses de vida del bebé se recomienda alimentar al mismo con leche materna. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo y el pequeño crece, se pueden empezar a añadir otros productos adecuados para el niño de estas edades tan tempranas. Sin embargo, desde la Organización Mundial de la Salud se ha realizado un llamamiento a los responsables de elaborar estos artículos.

¿El motivo? Los alimentos para bebés que sirven como complemento a la leche materna tienen un alto contenido en azúcar, una situación que ha llevado a preocuparse por la nutrición de los más pequeños. Una advertencia que se centra, principalmente en productos como los jugos de fruta.

Azúcares añadidos

La preocupación no es tanto por los alimentos que contienen azúcar de manera natural, como es el caso de las frutas y de algunas verduras, sino como de aquellos artículos que lo incorporan de manera artificial. Un claro ejemplo, como ya se ha dicho, son los jugos que muchos padres toman por zumos naturales, suministrándolos de forma rutinaria a los más pequeños.

De hecho, según un estudio realizado por la OMS en distintas ciudades europeas en el que se han analizado 7.955 productos alimenticios, más de la mitad de estos artículos están compuestos, en un 30%, por azúcares. Situación que se debe a la adición de este "ingrediente" para otorgar un mayor sabor.

"Se espera que los alimentos para bebés y niños pequeños cumplan con varias recomendaciones de nutrición y composición establecidas. No obstante, existe la preocupación de que muchos productos aún tengan demasiados azúcares", explica el doctor João Breda, Jefe de la Oficina Europea de Prevención y Control de Enfermedades No Transmisibles de la OMS.

Control alimenticio

Por su parte la OMS también propone una serie de medidas con las que tratar de mejorar la alimentación de los más pequeños de la casa. Recomendaciones que conforman el modelo de perfil de:

- Restricción de la comercialización de alimentos y bebidas malsanos a los niños.

- Reglamentación de los alimentos en el entorno escolar (programas de alimentación, alimentos y bebidas que se venden en las escuelas).

- Uso de etiquetas de advertencia en el frente del envase.

- Definición de políticas impositivas para limitar el consumo de alimentos malsanos.

- Selección de los alimentos proporcionados por programas sociales a grupos vulnerables.

Por su parte, desde la Asociación Española de Pediatría, AEP, se brindan las siguientes recomendaciones respecto al consumo de azúcares a edades tempranas:

- Limitar el consumo de productos con elevado contenido en azúcares: bebidas azucaradas, zumos o batidos de frutas comerciales y bebidas o postres lácteos azucarados.

- Reducir la ingesta de azúcares libres en adolescentes y niños mayores de 2 años (2-18 años) a menos del 5% del consumo calórico total. Esto representa 15-28 g de azúcares libres (3,5-7 cucharaditas de té) para niñas y 16-37 g (4-9 cucharaditas de té) para niños, de acuerdo con la edad.

- Estas recomendaciones no están dirigidas a niños menores de 2 años, sin embargo, en menores de 2 años, diversas sociedades científicas recomiendan evitar los azúcares añadidos y libres en la alimentación de los lactantes y niños pequeños.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La introducción de alimentos en el bebé

La alimentación complementaria del bebé

- La alimentación del bebé en verano

- Alimentación infantil, las dudas más frecuentes

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.