Actualizado 02/08/2022 13:38

La alimentación en familia durante el verano: cuatro ideas para comer en un día

La alimentación de la familia en verano
La alimentación de la familia en verano - ISTOCK

El verano ha llegado a nuestro país y las vacaciones de verano se han apoderado de todas las rutinas familiares que veníamos aplicando desde el invierno. Ahora que tenemos todo el tiempo del mundo para compartir alrededor de una mesa es el mejor momento para planificar comidas frescas y ligeras, que nos den toda la energía necesaria para sobrellevar el día y, al mismo tiempo, nos permitan refrescarnos al comer.

Al fin y al cabo, las comidas de verano son siempre mucho menos calóricas que las de invierno, donde quizás estamos más acostumbrados a comer potajes, guisos de carne o legumbres y un sinfín de recetas que se enfocan en mantenernos bien calentitos. Ahora, en verano, las cosas cambian y, con el cambio de estación, es también más que recomendable hacer cambios en nuestra dieta, para adaptarla a las altas temperaturas y encontrar ese equilibrio perfecto entre nutrición y frescura.

Por todo esto, en este post hemos querido recoger algunas de nuestras comidas de verano favoritas, ligeras y muy frescas, con las que toda la familia podrá sentarse a la mesa y disfrutar del tiempo juntos mientras saborean deliciosas recetas.

Desayuno: tostadas y pieza de fruta

El desayuno, como bien sabemos, es una de las comidas principales del día. Nos da energía por las mañanas y nos permite contar con reservas para hacer cualquier actividad que nos propongamos, sobre todo ahora en verano, una época en la que, durante las vacaciones, solemos hacer más excursiones o practicar más deporte.

Para un buen desayuno, lo más importante es tener claro qué es lo que nos gusta y qué necesitamos. Sea como sea, una pieza de fruta será siempre un buen inicio para un desayuno de verano; podemos optar por frutas como el melón o la sandía que están llenas de agua y nos darán un punto extra de hidratación.

Más allá de esto, otra cuestión importante es la comida sólida que ingerimos en el desayuno; tanto adultos como niños debemos esforzarnos por comer algo que nos llene el estómago hasta la hora de la comida.

Para esto, una excelente idea es preparar unas ricas y sanas tostadas con mermelada extra de Helios o con tomate rallado, opciones que podemos combinar con algo de mantequilla o margarina, queso crema y otras frutas enteras como la fresa o el aguacate. Sin duda, una forma excelente de incluir alimentos saludables en nuestra dieta.

Más allá de esto, también podemos introducir algún lácteo como el yogur o acompañar las tostadas y la fruta con un café con leche o bebida vegetal y un puñado de cereales o frutos secos.

Mermelada de frutas Helios

Comida: pizza de verduras y ensalada

La hora de la comida es, probablemente, la que más problemas nos da durante el verano. No queremos preparar elaboraciones que sean extremadamente calientes, pero la realidad es que tampoco se pueden estar comiendo ensaladas durante todos los días de verano. Para esto, lo mejor es no complicarse y optar por comidas que incluyan muchas verduras, de forma que comamos sano y, a la vez, fresco. Al fin y al cabo, a nadie le apetece sentarse a comer un potaje de lentejas en pleno mes de julio.

Sin embargo, renunciar a estos platos tan ricos que preparamos durante el invierno no quiere decir que estemos renunciando también a los ingredientes que los conforman: por ejemplo, podemos sustituir perfectamente unas lentejas estofadas por una ensalada de legumbres, con todos los beneficios de las lentejas, pero en un formato más fresco.

De esta manera, os proponemos un primer plato conformado por una ensalada de legumbres, a la que podéis añadir sin ningún problema frutas, hortalizas, aceitunas, aguacate o nueces, creando la combinación que mejor encaje en los gustos de vuestra familia.

Además, de segundo plato y sin renunciar a las comidas calientes, os proponemos una sana, divertida y deliciosa pizza de verduras, que podéis elaborar con alguna variedad de tomate frito Helios como base y que, sin duda, nos dará ese gusto extra para una rica comida de verano. Podéis crear vuestra propia pizza vegetal a base de tomate frito y mozzarella, incluyendo otras verduras como tomate natural, calabacín, puerro, espárragos, pimiento verde o aceitunas.

Merienda: sándwiches frescos y smoothie de frutas

Para la merienda, lo mejor es no complicarse demasiado la vida y tomar alimentos que sean ligeros y frescos, en formatos que sean fácilmente transportables a la playa o a la piscina. La merienda es una comida muy importante, sobre todo para los peques, por lo que es necesario prestarle atención y optar siempre por alimentos que podamos comer rápido, pero que nos ayuden a aguantar sin hambre hasta la hora de la cena.

En este sentido, nuestra propuesta de merienda deja un poco de lado los típicos sándwiches de embutido y opta por una alternativa más fresca: atún y lechuga. Los sándwiches de atún y lechuga, a los que además se les puede añadir mayonesa, cebolla o aguacate son perfectos para tomar un tentempié a media tarde con el que tener energía hasta la noche.

Además, también os dejamos por aquí la excelente idea de hacer smoothies de frutas, una bebida que encantará a los niños y que, además, nos puede permitir pasar un buen rato en familia elaborándolos. Para preparar los smoothies lo único que necesitamos es congelar nuestra fruta favorita el día anterior (plátanos, sandía, fresas, frutos rojos...) y triturarlas junto con un poco de leche o bebida vegetal en una batidora de vaso. Veréis que el resultado es súper personalizable y vale muchísimo la pena.

Cena: ensaladilla rusa y macedonia

Para terminar el día, nada como una buena cena refrescante que nos permita irnos a dormir sin calor y habiendo cenado algo sabroso. Las cenas de verano deberíamos buscar que fuesen lo más ligeras posibles, ya que si no podemos tener mucho calor durante la noche mientras dormimos.

Por esto, nuestra propuesta de plato para la cena es una rica y saludable ensaladilla rusa, a base de patata, zanahoria, guisantes y judías, a la que podemos añadir atún, aceitunas o huevo cocido y que terminaremos con un poco de mayonesa al gusto de cada uno. Un plato fresco, que nos aporta mucha cantidad de verduras y que, sin duda, será totalmente ligero para pasar la noche.

Además, para terminar la cena con un postre espectacular e igualmente refrescante, también os damos la idea de hacer una macedonia con las frutas que más os gusten, o comprarla ya hecha para quienes no tengan tanto tiempo. Podéis preparar una rica macedonia a base de pera, manzana, naranja, fresas y uvas y terminarla con vuestro zumo de fruta favorito para beber el jugo al final.

¡Hasta aquí todas nuestras propuestas de comidas de verano en familia!

Marina Berrio 

Te puede interesar:

- Recetas saludables con jamón ibérico para este verano

- Las claves de una dieta saludable

- Ingredientes para una ensalada perfecta

- 10 recomendaciones de la Dieta Mediterránea

Contador

Más información