Actualizado 23/07/2022 18:14

Este verano decid 'no' al descontrol alimentario

El verano no puede ser una excusa para que se descontrole la alimentación.
El verano no puede ser una excusa para que se descontrole la alimentación. - ISTOCK

Comenzaron las vacaciones y no solo los horarios se relajan. Muchos otros aspectos del día a día de los más pequeños pueden descontrolarse, como la alimentación. Los helados, los encuentros con los amigos para salir a comer, y algún que otro caprichito tras tanto esfuerzo, así como el cambio en las rutinas, son algunos ejemplos de cómo la nutrición se ve afectada durante el periodo estival.

Pero, tal y como señalan desde el Hospital Sant Joan de Déu, el hecho de que los niños estén de vacaciones no significa que puedan comer lo que quieran a cualquier hora. Por este motivo, los profesionales de este centro dan varios consejos para poner orden en la alimentación de los hijos y asegurar una dieta saludable mientras aprovechan todo este tiempo libre.

Controlar la alimentación de los hijos en verano

Estas son las propuestas del Hospital Sant Joan de Déu para asegurar el control alimentario durante el verano:

- Establecer horarios y no saltarse las comidas. Es importante mantener unos horarios de descanso y comidas para asegurar las 5 ingestas recomendadas por los más pequeños.

- Salir, siempre, habiendo desayunados. El desayuno es la comida más importante del día y debe estar compuesto por una ración de fruta, una ración de lácteo y una ración de cereales.

- Botella de agua, siempre bajo el brazo. El agua debe acompañarnos siempre, vaya donde se vaya, ya que la hidratación es muy importante frente a las altas temperaturas del verano.

- Tentempiés saludables, en especial si se sale de casa. Unas piezas de fruta, unos tomates cherries, frutos secos... Nunca productos procesados.

- ¿Has probado a hacer helados caseros? Los helados son unos de los 'grandes hits' del verano, pero a menudo los que se compran en grandes superficies, lo que se traduce en altas cantidades de azúcar. Siempre es mejor hacerlos en casa.

- Recetas veraniegas. El libro de las recetas tiene muchas opciones perfectas para el verano como el salmorejo, el gazpacho, las ensaladas o la macedonia como postres.

- Mantenerse activos. Las vacaciones no quieren decir que haya que estar todo el día en el sofá. Hay que moverse, en la medida de lo posible: ir a la piscina, caminar o ir en bici mientras las temperaturas respeten, etc.

Damián Montero

Te puede interesar:

Comer en la oficina: tupper y dieta sana

- Comida casera, ¿siempre saludable?

- Las claves de una dieta saludable

- 10 recomendaciones de la Dieta Mediterránea

Contador

Más información