La hora del almuerzo determina el menú de los niños

Cenar más tarde significa un menú más pobre
Foto: ISTOCK Ampliar foto

¿Tienen que ver hora de comida y tipos de alimentos consumidos? Hay indicios que indican que sí, que cuanto antes se sienten los más pequeños de la casa en la mesa, más sano es el menú que se les presenta. Esto es lo que ha encontrado la Sociedad Americana de Nutrición después de analizar a 151 alumnos de distintos colegios y sus hábitos alimenticios.

Todos ellos fueron analizados en función de la hora a la que almorzaban, el tipo de comida que tomaban en estas horas y la cantidad de ejercicio que realizaban estos menores. Una forma de conocer cómo el horario de una familia puede incidir directamente en la calidad de la nutrición dentro del hogar.

Comer más tarde, menos ejercicio

La teoría de los investigadores partía de la base de que cuanto más tarde se comía, menos tiempo quedaba para otras actividades y menos espacio quedaba para preparar un menú saludable. Efectivamente, los alumnos investigados que posponían la hora del almuerzo, presentaban una peor calidad nutritiva y una menor carga de ejercicio físico diaria.

¿El motivo? Los investigadores señalan los horarios de la casa. Aquellos padres que salen más tarde de sus trabajos y llegan a casa tienen menos tiempo para preparar un menú saludable. De hecho en muchos casos, se recurre a la comida rápida como alternativa a algo cocinado por ellos mismos. Por el contrario, los que se sentaban en la mesa a una hora relativamente normal, consumían más verduras que el resto. Este retraso a la hora de sentarse a la mesa también repercute en la actividad física de los más pequeños.

Comer más tarde, significa empezar más tarde en las tareas del colegio. El retraso de estas obligaciones hace que quede menos tiempo para salir a jugar al parque o caminar un rato y practicar algo de ejercicio. En este punto la Sociedad Americana de Nutrición anima a los padres a tratar de adelantar trabajo la tarde de antes o por la mañana de forma que el horario de salida no influya en la calidad del menú.

Dieta saludable

Una alimentación sana es algo imprescindible. Con un poco de esfuerzo la calidad nutricional en la familia puede mejorar considerablemente. Estos son algunos consejos con los que prevenir las carencias en este terreno:

- Desayuno, imprescindible. No lo llaman la comida más importante del día. Desayunar cada jornada es imprescindible para comenzar bien y tener fuerzas para aguantar el trabajo que espera sin necesidad de recurrir a comidas entre horas.

- Cinco comidas. Los nutricionistas sugieren realizar cinco comidas repartidas a lo largo del día en las que se eviten las grandes ingestas. Se debe evitar comer entre horas, si el hambre es demasiado lo más recomendable es tomar alguna fruta.

- Comer pronto. No se debe posponer la hora de sentarse a la mesa. Como muy tarde hacia las 15:00 debe haberse almorzado y la cena siempre debe producirse al menos dos horas antes de irse a la cama para hacer que una mala digestión no incida en la calidad del sueño.

- A la plancha. Los alimentos que se cocinan a la plancha o al horno siempre son más sanos que aquellos que se fríen. La preparación de verduras al vapor también es muy recomendable.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Enseñar a los niños a comer

- Los 7 grandes errores para eenseñar a los niños a comer

- 5 trucos para que tus hijos prueben platos nuevos

- Las comidas y la televisión: una mala compañía

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.