Cómo aprovechar las rebajas y no derrochar

Las rebajas pueden suponer un auténtico despilfarro si no se vigilan.
ISTOCK

La cuesta de enero va alcanzando su fin y gracias a las rebajas muchas familias pueden afrontar compras de productos a precios muy asequibles. Sin embargo, hay ocasiones en las que las personas se dejan llevar por estos descuentos y termina comprando más de lo que necesite. Como resultado, al final terminan gastando demasiado dinero pese a que existan estas reducciones en los costes.

Hay que saber diferenciar entre aprovecharse de las rebajas y terminar comprando más de lo que se necesita. ¿Cómo determinar qué es preciso y qué no? ¿Cómo aprovechar estos descuentos y no derrochar? Desde la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, se ofrecen una serie de consejos para sacar el máximo provecho a estos descuentos y evitar despilfarros.

Fijarse en lo que se compra

Desde OCU recomiendan que el primer paso antes de ir de rebajas sea hacer una lista con aquello que hace falta. Nada mejor que darse un paseo por los armarios de todos en casa y revisar si los abrigos se han desgastado, se precisa algún chándal para los niños, quizás unos zapatos nuevos. De esta forma, siempre se tendrá en mente la necesidad y no se caerá en la tentativa del capricho.

Por otro lado, OCU recomienda que a la hora de comprar, las personas observen bien las etiquetas. En ellas debe aparecer el descuento y el precio anterior. Un producto puede asegurar haber rebajado su precio, pero si no aparece el coste anterior la comparativa no puede realizarse.

También se aconseja prestar atención a la calidad de lo que se compra. La normativa expone que para considerarse rebaja, el producto debe haber formado parte de la oferta habitual del establecimiento. Es decir, el tipo de artículos que se ofertan a un menor precio no deben diferenciarse en nada en cuanto a características delo que anteriormente se ofrecía.

En relación a la calidad, es recomendable prestar atención a qué se está comprando. Quizás una camiseta sea muy atractiva por su precio, pero su material nos haga pensar que dentro de poco acabará desgastada y nos veamos obligada a comprar otra. En estos casos es más recomendable pagar un poco más y asegurarse llevarse a casa un producto duradero que otro que tengamos que ir de nuevo de tiendas.

Recordar los derechos

OCU también recuerda que los compradores tienen derechos y que el primer paso para garantizarlos es guardar el ticket de compra. Si al llegar a casa se comprueba que el producto rebajado presenta una tara, y que esta no había sido indicada en la tienda, acudir con el justificante de compra asegurará una reparación de la situación para el consumidor.

También se recomienda que los compradores se informen sobre las políticas de devolución y estimen si estas convienen o no. Algo que cobra especial relevancia en los portales de venta online en los que recuperar el dinero por un producto defectuoso se convierte en ocasiones en una auténtica odisea. Por este motivo es aconsejable guardar siempre un justificante de compra.

OCU recuerda que si se compra vía online existe un plazo de 14 días naturales para devolver el producto si uno no queda satisfecho con el mismo. Para ello, como se ha dicho, habrá que guardar un justificante de compra y la caja en la que se ha recibido el artículo. Es importante revisar bien las garantías ofrecidas por el vendedor, así como las opiniones de otros compradores.

Damián Montero

Te puede interesar:

El valor del dinero y los niños

El dinero, educar en valores

Consejos antes de comprar el cambiador a tu bebé

Claves antes de comprar una cuna

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.