Cada año nacen en España 5.000 niños con cardiopatías congénitas

 

Cada año nacen en España 5.000 niños con cardiopatías congénitas

La bronquiolitis es el motivo de hospitalización más repetidos en bebés
Foto: ISTOCK Ampliar foto

 Detectar los posibles problemas relacionados con la salud del corazón es muy importante para iniciar los tratamientos correspondientes y ahora ya podemos conocer si existe alguna cardiopatía en el bebé desde la fase embrionaria. En este punto, las enfermedades cardíacas son uno de los asuntos que más se repiten en los más pequeños, de hecho en España cada año nacen 5.000 con alguna cardiopatía congénita.

Por suerte, la mayoría de estas cardiopatías congénitas pueden ser detectada en la fase embrionaria, con lo cual desde un primer momento se pueden comenzar a adaptar las condiciones del hogar para que el niño sufra lo menos posible las consecuencias de estas anomalías.

Importancia del seguimiento de las cardiopatías congénitas

Los pediatras explican que lo más importante en los niños con algún tipo de cardiopatía congénita es que tengan un seguimiento de esta situación. Desde que se conoce que el embrión presenta esta anomalía, se debe buscar un profesional médico que vigile la evolución de la misma y atienda los posibles problemas que se puedan derivar de la misma.

Es muy importante saber qué tipo de cardiopatía es la que presenta el
niño para saber cómo tratarla del mejor modo posible:

- Cardiopatía asintomática. No suelen requerir cirugía pero el niño debe adaptarse a una rutina que asegure buena salud cardíaca: ejercicio para fortalecer su corazón, dieta que presente pocas grasas, evitar actividades excitantes, etc.

- Cardiopatías que requieran cirugía. Son las más graves y peligrosas para el niño, pero si son detectadas a tiempo y tratadas con el mayor rigor posible, el menor puede superarlas y mantener una vida totalmente normal siempre con los cuidados necesarios.

Otras formas de detectar las cardiopatías congénitas

Aunque lo ideal es que se detecten en la fase embrionaria durante los exámenes previos al parto, puede ocurrir que estas pasen por alto durante estas pruebas. En estos casos habrá que atender a la forma en la que evoluciona el niño y algunos síntomas que pongan en alerta a los padres como por ejemplo ritmo cardíaco excesivo, rápido cansancio durante el juego, ritmo de crecimiento anormal, rechazo a ciertos alimentos.

Si se detectan algunos de estos síntomas lo primero será acudir al pediatra para confirmar si estamos ante una cardiopatía o si se trata de un problema menor. En el caso de que se diagnostique una de estas enfermedades del corazón habrá que ir al especialista para que determine la gravedad y de comienzo el tratamiento necesario para paliar esta situación.

A estas edades es muy importante la actitud de los padres en estas situaciones. Ayudar a los niños a afrontar estos momentos es crucial y siempre ha de velarse por un clima de optimismo, la felicidad de los hijos y el buen humor en estos es una meta a conseguir para que afronten lo mejor posible su cardiopatía.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Decálogo para empezar a hacer ejercicio

- Cómo cuidar el corazón de los niños

Día mundial del corazón: 14 curiosidades sobre el corazón para explicar a los niños

- Un soplo en el corazón de los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies