Cómo superar la ansiedad en los exámenes

La ansiedad ante los éxamenes finales
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

La reacción más habitual ante los exámenes es un cierto nivel de estrés generado por una situación en la que hay factores que no se pueden controlar y cuyo resultado es importante para los adolescentes. El estrés moderado es positivo, ya que predispone al cerebro a actuar. Sin embargo, cuando esta circunstancia deriva en un cuadro de ansiedad hay que estar preparados para superar la ansiedad en los exámenes.

Ante los exámenes, diferentes reacciones

Esta ansiedad en los exámenes puede derivar también en pasotismo, cuando mientras sus amigos y compañeros se preparan concienzudamente para afrontar los exámenes finales, él o ella parece que ya está de vacaciones. Es posible que le supere la situación, que no sepa cómo reaccionar, o que su desmotivación sea tal que no le merezca la pena actuar. En un caso desarrolla una fobia situacional y en el otro, opta por una conducta de negación o de evitación. En cualquier caso, el temor al fracaso está detrás de esta conducta.

La ansiedad ante los exámenes

El profesor Ángel Mondéjar García, de la Universitat oberta de Cataluyna, en su estudio titulado Características clínicas y tratamiento de la ansiedad académica y ante los exámenes como fobia específica de tipo situacional, nos explica que "de entre todas las situaciones del ámbito escolar, la ansiedad ante los exámenes es uno de los trastornos más frecuentes. Se caracteriza por una inquietud o temor que experimentan los alumnos antes, durante o después de un examen (escrito u oral) por miedo o preocupación a fracasar y suspenderlo. Este trastorno fóbico se presenta con bastante frecuencia en la población estudiantil. Es uno de los trastornos infanto-juveniles más incapacitantes que existen. Su acción problemática interfiere perturbando los ámbitos: personal, educativo, familiar y social. Durante muchos años se ha considerado leve y de escasa significancia, pero tras su investigación clínica se ha puesto de manifiesto su grado de malestar y deterioro asociado". 

Pautas para detectar el nivel de estrés antes los exámenes

Cómo detectar la ansiedad ante los exámenes

Aunque un cierto grado de "nervios" es normal cuando un adolescente está de exámenes, conviene disparar la alerta ante frases del tipo: "No puedo, es imposible, voy a suspender", "Siempre me quedo en blanco", "Me lo sabía, al salir me acuerdo de todo, pero cuando tengo el examen (o al profesor) delante es como si no supiera nada". Manos siempre sudadas, pérdida de apetito o al contrario, un consumo excesivo de algún alimento concreto (generalmente dulces), alteraciones del sueño, aislamiento voluntario...

1. A nivel físico: se pueden dar alteraciones en el sueño, en la alimentación, dolores en el estómago, en la cabeza, sensación de paralización o hiperactivación, náuseas, opresión en el pecho, etc.

2. En el ámbito de comportamiento: el estudiante puede realizar conductas inadecuadas. Antes del examen al verse incapaz de centrarse debido al malestar que experimenta, el estudiante puede pasarse horas enteras viendo la televisión, durmiendo o simplemente dejando pasar el tiempo delante de los libros. El final de estas situaciones puede ser la evitación y/o el escape de esta vivencia que le produce tanto malestar, llegando en ocasiones a no presentarse.

3. En el ámbito cognitivo, por un lado, el estudiante se infravalora ("Soy incapaz de estudiármelo todo", "Soy peor que los demás", "No valgo para estudiar") y/o prevé que va a suspender e imagina unas consecuencias muy negativas del suspenso ("Qué dirán mis padres", "No voy a poder acabar mis estudios", etc.)".

Muchos fracasos escolares proceden de cuadros de ansiedad escolar no diagnosticada y, por tanto, no tratada.

Cómo ayudar a los adolescentes ante los exámenes

Cualquier cuadro de ansiedad requiere actuar sobre los tres ámbitos en los que la persona se ve afectada: física, conductual y cognitivamente.

1. En el ámbito físico, los padres podemos cuidar esos días especialmente su alimentación con comidas sanas y de sus horas de sueño, ni muchas ni pocas, las justas. Podemos ayudarle con una programación del estudio, racionalizando el tiempo, escalonando el contenido y programando repasos. 

2. En el ámbito de la conducta, hay que aprender a relajarse. Hay técnicas de relajación muy sencillas de realizar, incluso en la propia aula sin que nadie se dé cuenta, y muy efectivas. Por ejemplo, tensar partes del cuerpo y a continuación "soltarlas", relajar cara, brazos, piernas, espalda...
Otra técnica, que en un estudio publicado recientemente se demuestra que tiene un alto índice de eficacia para esta situación concreta de los exámenes, es dedicar los diez minutos anteriores a la prueba a escribir sobre tus sentimientos. Plasmar en un papel tus miedos, cosquilleos, pensamientos, etc.

3. En cuanto al ámbito cognitivo, es fundamental potenciar los pensamientos positivos con mensajes que ayuden a recordar su valía y capacitación, que las notas no lo son todo, que la parte más fundamental de sus estudios es su trabajo diario.

Mª Jesús Sancho

Te puede interesar:

- Aprobar un examen: cómo prepararlo

- Exámenes: consejos para la noche anterior

- Para aprobar, hay que dormir

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies