Entrantes y acompañamientos, ¿cómo se comen?

Normas para comer entrantes
ISTOCK

El apuro puede ser mayúsculo si en una reunión no sabemos como llevarnos correctamente a la boca unas gambas o un suculento trozo de jamón. En la mayoría de las ocasiones suele funcionar bien el dicho "donde fueras haz lo que vieres", pero nunca viene mal tener en cuenta estas consideraciones de buena educación en la mesa.

Reglas para comer entrantes y acompañamientos

Aceitunas 
Si se sirven para picar, las podemos coger con los dedos, o pincharlas con un palillo. Si forman parte del plato o ensalada, se pinchan con el tenedor.

Embutidos 
Si se sirven para picar, podemos montar las rodajas en un trozo de pan lo suficientemente pequeño para poderlo tomar de un bocado. En cualquier caso, debemos quitar la piel cuando es dura, y lo haremos con la punta de los dedos, nunca con los dientes. El truco está en sostener la servilleta y el embutido en la mano izquierda y operar con la derecha. El pan se coge después y, sino, no se coge. A menos que nos gusten los malabarismos.

Cuando el embutido se sirve en la mesa, separaremos la piel en nuestro plato, ayudándonos con la punta del cuchillo, mientras lo pinchamos con el tenedor.

Canapés
Ya que se toman en pie y mientras se mantiene una conversación, debemos habituarnos a evitar "percances". Ser mejor situarse cerca de una repisa en la que poder apoyar la copa si queremos coger algo de una bandeja. No vayamos a por el canapé grande: el pequeño es menos peligroso y se consume m s deprisa, sin correr riesgos de que algo se caiga o tengamos que hablar con la boca llena. Es aconsejable coger los canapés con la mano izquierda y dejar la derecha limpia, para poder saludar, coger la copa y sostener la servilleta.

Espárragos
Respecto a tan preciada verdura hay más de un parecer. Hay quien sostiene que deben comerse cogiéndolos con los dedos de la mano derecha, mojando la parte blanda en la salsa. De hecho, en algunos sitios se sirven con los tallos en ese sentido. Otros opinan que la forma correcta es emplear las pinzas propias. Y, entre ambas posturas, hay otra que defiende el uso del cuchillo y el tenedor. Podemos actuar como mejor nos parezca, teniendo siempre en cuenta que si no hay lavadedos, no podremos usar las manos.

Cóctel de gambas
Con cucharilla, directamente de la copa.

Panecillos 
Se deben partir con la mano, en trozos pequeños que podamos introducir de una vez en la boca. Nunca nos debemos permitir morder parcialmente un trozo. El pan es un acompañamiento, así que, por mucha hambre que tengamos, estaría mal visto comerlo entero antes del primer plato, salvo que haya algún paté o embutido al que acompañar. Aunque se trata de una falta leve, en ambientes elegantes est mal visto mojar las salsas.

Patés
Se untan con el cuchillito que cada uno tiene, manteniendo la norma de que todo debe caber en un bocado.

Limón
Lo sujetaremos con la mano derecha, pinchando en el tenedor y apretando para que salga el zumo sobre el alimento que deseamos condimentar. Debemos hacerlo sin salpicar a nadie, así que lo mejor ser oprientar el lim*n hacia abajo.

Verduras y patatas
Se comen siempre con tenedor, y nunca los partiremos con el cuchillo. Las alcachofas son una excepción, pues si son naturales se comen por hojas y con los dedos, separando la parte tierna. El corazón se toma con cuchillo y tenedor.

Teresa García-Morato
Asesoramiento: Benigno Sáez y Antonio Crespillo

Te puede interesar:

- Todo lo que no sabías sobre los alimentos procesados

Modales en la mesa para niños

Comer con educación: en la mesa, normas claras

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.