Actualizado 31/07/2020 9:15:45 +00:00 CET

Cómo gestionar el tiempo con niños durante el confinamiento

Gestionar el tiempo durante el confinamiento es imprescindible, en especial si se busca enseñar valiosas lecciones a los más pequeños.
Gestionar el tiempo durante el confinamiento es imprescindible, en especial si se busca enseñar valiosas lecciones a los más pequeños. - ISTOCK

La alarma sanitaria ha llevado a que todo se pare. Mientras exista el riesgo de contraer el coronavirus, las autoridades aconsejan permanecer en casa para no exponerse al Covid-19. Es mucho el tiempo que llevan ya los padres junto a sus hijos en casa, y la frustración por no poder salir a la calle y hacer las mismas actividades que antes puede hacer mella.

Gestionar el tiempo es la clave para evitar los problemas mentales derivados del confinamiento. Por ello, el equipo de PsicoAbreu anima a establecer ciertas rutinas para estos días. Una buena ayuda a la hora de administrar las horas que antes estaban llenas de multitud de actividades y responsabilidades, desde tareas hasta quedadas con los amigos.

Rutinas y hábitos diarios

PsicoAbreu indica que es muy importante que los más pequeños de la casa tengan rutina y hábitos diarios. De esta forma se podrá organizar la jornada, sabiendo de antemano qué se va a hacer. Así se evitarán pensamientos negativos o estrés por el confinamiento. Al mismo tiempo se proporcionará a los pequeños seguridad y tranquilidad al respirar en casa una cierta "normalidad".

Para ello los padres pueden definir este horario en un papel y colocarlo en un lugar visible como la cocina o el salón. De hecho, se puede incluir a los niños en la creación de este esquema tanto en sugerencias de actividades como a la hora de crearlo y usar dibujos y pictogramas, permitiéndoles colorear, recortar e incluir diversos elementos para ir dándole forma.

Entre los aspectos que se deben incluir en este esquema debe aparecer la hora a la que se deben levantar, el tiempo de estudio y otras tareas de aprendizaje. Los espacios para el ocio y de las comidas son otros puntos que no deben faltar en este plan. Esta hoja de ruta también debe ir acompañada por otra serie de normas como el uso de tecnologías y otras pantallas.

Este equipo de profesionales considera imprescindible aprovechar estos días para que los hijos participen en distintas tareas del hogar y asumirlas como responsabilidades. Hacer la cama, ayudar a quitar y poner la mesa, recoger la ropa, limpiar, etc. Es un buen momento para que comiencen a madurar y ganar independencia, así como mantenerse ocupados en el desarrollo de estas labores.

Consejos para el buen uso del tiempo

Junto a estos consejos generales, el equipo de PsicoAbreu indica los siguientes puntos como imprescindibles a la hora de desarrollar el día a día:

- Programar un horario con los niños. Tal y como se ha comentado servirá para mantener hábitos y rutinas, dándoles consistencia y seguridad en estos días de confinamiento.

- Participación en las labores domésticas. Además de hacerlos madurar y animarlos a asumir responsabilidades, los niños se beneficiarán de la compañía de sus padres, ayudándoles a poner en valor el esfuerzo que estos realizan a diario.

- No hay que olvidarse de las tareas escolares. Los padres deben concienciar a sus hijos de que esta situación no son de unas vacaciones y por tanto deben seguir asumiendo con sus responsabilidades al igual que antes de que comenzara el estado de alarma.

- No olvidarse del ocio. El confinamiento puede saturar la mente de todos, por lo que no solo hay que distraerle, también hay que encontrar la forma de evadirse de la situación.

- Buen uso de las nuevas tecnologías para socializar. Las pantallas deben permitir a las familias seguir conectadas con otros parientes y amigos, a pesar de tener que estar en casa. Eso sí, no hay que abusar de las nuevas tecnologías convirtiéndolas en el único pasatiempo a lo largo del día.

- Ejercicio físico. Ya lo dice el refrán, 'men sana in corpore sano'. El ejercicio es un elemento necesario no solo para impedir que la mente se sature, sino para ya que los músculos no se atrofien. Para motivar a los más pequeños, se puede disimular este ejercicio en forma de juegos y actividades divertidas.

- Ejercicios de relajación. Cuando la mente se sature, los padres pueden apostar por rutinas de relajación como ejercicios de respiración o ver una tranquila película en familia.

Damián Montero

Te puede interesar:

- 20 actividades para niños en casa: las + saludables #YoMeQuedoEnCasa

- Juegos para niños para evitar el aburrimiento en casa

- Por edades: cómo actuar con los hijos durante el confinamiento