Actualizado 24/07/2021 09:32 CET

La cercanía con tu hijo adolescente ayuda a desarrollar su empatía

La cercanía con los adolescentes fomenta el desarrollo de su empatía.
La cercanía con los adolescentes fomenta el desarrollo de su empatía. - ISTOCK

La adolescencia es una etapa importante en la que cada persona se sigue desarrollando y convirtiéndose en adultos. Y, al igual que sucede en cada etapa de la vida, los padres tienen un papel muy importante en esta evolución. Y tal y como indica el estudio publicado en la revista Child Development, la cercanía en el hogar es una gran pilar a la hora de fomentar la empatía en estades edades.

De esta manera, el vínculo entre padres e hijos adolescentes es uno de los pilares fundamentales en el desarrollo de la empatía en estas edades. Así, el apoyo y el cariño que se da a los jóvenes es beneficioso en tanto que se termina fomentando la empatía y mantienen una buena relación con sus personas más cercanas. Un argumento más para fomentar la cercanía dentro del hogar en esta etapa de la vida.

Relación con hijos adolescentes

Este estudio analizó cómo influía en los adolescentes de 16 a 18 años el hecho de tener una relación cercana y fuerte con sus padres a partir de 14 años y si estaba detrás del desarrollo de valores como la empatía y la intención de ayudar a otros jóvenes. La tesis de este trabajo es que un vínculo basado en el afecto con los hijos a estas edades favorecía la aparición de conductas de entendimiento y apoyo con sus iguales.

Los resultados de la investigación confirmaron que un fuerte vínculo con los hijos adolescentes se reflejaba en una relación cercana y emocionalmente equilibrada donde se sienten valorados en el entorno familiar. De esta forma se predecía la habilidad de los jóvenes de tener comportamientos empáticos y apoyar a sus amigos más cercanos ya que esto era lo que habían aprendido en casa e interiorizado como un importante valor.

Los datos también mostraron que los amigos cercanos de estos adolescentes que mantenían una relación cercana con sus padres eran más propensos de buscarles para pedir apoyo. Por otro lado, aunque a los 14 años no tuvieran esta estrecha relación con los padres, podían desarrollarlo con el paso del tiempo y desarrollar paulatinamente su capacidad de empatía con las personas de su entorno.

Desarrollar el vínculo con los adolescentes

Al igual que en cualquier etapa de la vida de un hijo, el desarrollo de un vínculo es muy importante. Hacerlo en la adolescencia puede ser más complicado dado lo complicado que es esta edad. En estos momentos la rebeldía es la nota predominante, al igual que otros muchos cambios que pueden dificultar este acercamiento. Sin embargo esto no es una misión imposible si se siguen consejos como los que brindan desde la Asociación Española de Pediatría, AEP:

- Es frecuente que los padres sientan que ya conocen a sus hijos dados los grandes cambios que se producen y los conflictos que pueden surgir ya que los adolescentes sienten que los intentos de cercanía son, en realidad, una intromisión. De esta forma los amigos pasan a ocupar un papel que antes venía siendo ejercido por los progenitores, por lo que una forma de acercarse es conocer este círculo de amistades.

- En esta etapa el adolescente empieza a sentir la necesidad de autonomía, por lo que es necesario que los padres deben brindarles este espacio sin abandonar los límites en esta etapa.

- Los padres deben servir de orientación ante temas que pueden parecer abrumadores a estas edades, ser un espejo en el que mirarse y apostando por un diálogo abierto sobre todas las dudas que vayan apareciendo.

- Ante eventos inevitables como las discusiones, la comunicación y el entendimiento debe ser un ingrediente habitual y los padres deben invitar a sus hijos adolescentes a mostrar sus sentimientos y a hablar de los mismo.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Padres mandones: cómo saber si nos estamos pasando

Límites y normas en la educación de los niños: objetivos

- El respeto en la familia: claves para mejorar en autoridad

- Cualidades de un buen líder familiar