26 menores aprenden a convivir tras cometer agresiones familiares

JAÉN, 20 Noviembre, 2012

¿Qué hacen unos padres cuando se sienten ya incapaces de controlar a su hijo? La denuncia en el juzgado es el último paso que dan los padres, cuando la situación ha llegado al límite, pero eso no implica no haya marcha atrás y que esos chicos, en el caso de ser menores de edad, no puedan ser reconducidos.

En la provincia de Jaén hay dos pisos, tutelados por la Junta de Andalucía, en los que se organizan los llamados grupos de convivencia. Uno para chicos y otro para chicas. A ellos llegan los menores de edad que han cometido una infracción penal, pero para los que el juez no ha decretado el ingreso en un centro de menores, sino en un grupo de convivencia. En Jaén, en el primer semestre del año, 26 menores han pasado por esos grupos de convivencia, la inmensa mayoría de ellos por maltrato familiar.

Leer más: Ideal.es

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.