Graduarse y perderle el miedo a trabajar por cuenta propia

MADRID, 12 Julio

"Es necesario cambiar la mentalidad de lo que es un autónomo. No puede ser que los jóvenes tengan miedo a trabajar por cuenta propia porque en los próximos años será más fácil tener empleo creándolo uno mismo".

Así de categórico se muestra el presidente de la Federación de Trabajadores Autónomos-ATA, Lorenzo Amor, que hoy disertará en el curso de verano de la UCM "Emprendedores autónomos: creadores de empleo". Y es que la actual situación económica ha puesto de manifiesto, según defiende el director de este curso, Javier Fernández, que es inútil licenciarse y "esperar a que una empresa venga a contratarte para toda la vida porque ni es posible ni es sostenible".

En los últimos meses se está rompiendo la tendencia negativa en las altas de trabajadores autónomos en algunas Comunidades Autónomas, como Baleares (donde aumentaron las afiliaciones en un 7,9% durante el primer semestre del año) o Andalucía (un 0,3%). Sin embargo, España sigue estando a la cola de los países emprendedores, como se recoge en el último ranking elaborado por el GEM (Global Entrepreneurship Monitor), lo que da cuenta de la anquilosada cultura laboral española. Esta realidad supone al mismo tiempo una oportunidad para sacar al país de la crisis si se produce un cambio de mentalidad porque, como asegura Amor: "Los autónomos y microempresarios tienen la llave para la futura generación de empleo".

"El que quiere puede"

El cambio del paradigma laboral español no será fácil debido las profundas raíces de la cultura del trabajo por cuenta ajena, pero hoy en día se hace más necesario que nunca para evitar que los jóvenes de hoy en día, con el mayor nivel formativo de toda la historia, se conviertan en una generación perdida o emigrada. Como lamenta Fernández, "desde hace muchos años en este país, el objetivo de los padres de familia siempre fue darles una carrera a sus hijos para proporcionarles un cierto estatus social y asegurarles así un trabajo para toda la vida". Un planteamiento que se ha demostrado erróneo, añade, lo que debería "hacer cambiar la forma de pensar de los jóvenes cuando salen de la universidad". Es erróneo pensar que un trabajo es para toda la vida

Los prejuicios sobre el autoempleo, el temor al fracaso o las complicaciones burocráticas son sólo algunas de las trabas que influyen negativamente en este cambio de mentalidad. Fernández insiste en que "todo aquel que quiere iniciar una actividad emprendedora puede hacerlo". Lo único que se necesita, dice, es "tener una buena formación en el terreno donde se vaya a emprender, una idea bien reflexionada, decisión para dar el paso de convertirte en tu propio jefe y, lo más fundamental, no tener nunca miedo al fracaso".

El manejo de las nuevas tecnologías es para Fernández otra de las claves para incrementar la competitividad y la productividad. "En este momento los emprendedores sólo están capacitados, de media, para manejar el 15% de las funcionalidades de un ordenador conectado a Internet. Si al menos llegásemos al 50% las pequeñas y medianas empresas darían un salto cualitativo".

Leer más: El Confidencial