Actualizado 22/06/2022 13:34

Este verano postpandemia, ¿te la vas a jugar con el alcohol?

No te la juegues con el alcohol
No te la juegues con el alcohol - ISTOCK

La campaña de Asociación DUAL, financiada por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, alerta sobre este verano como un momento crítico para que los menores se inicien o reincidan en el alcohol en contextos como fiestas populares, verbenas, peñas de pueblos o en la playa.

Este año por primera vez, Asociación DUAL ha elaborado un decálogo dirigido a padres donde propone mostrar cercanía, anticipar riesgos, controlar y sancionar a los menores -tanto negativa como positivamente- siempre con una actitud firme pero dialogante.

'Este verano te la vas a jugar' es el lema de la nueva campaña de Asociación DUAL, financiada por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, para alertar del alto riesgo de consumo de alcohol durante las vacaciones por parte de adolescentes y jóvenes.

"Todos acudimos a nuestro entorno de veraneo con la necesidad de despresurizar y relajarnos; nos parecen entornos seguros: bajamos la guardia, relajamos nuestra función de control y supervisión, y nos mostramos más permisivos con nuestros hijos", explica Raúl Izquierdo, psicólogo y director técnico de Asociación DUAL.

"El verano, en especial las vacaciones, pero sobre todo las fiestas populares, representan un momento crítico de cara al inicio o reinicio en el consumo de alcohol", alerta Raúl Izquierdo, psicólogo y director técnico de Asociación DUAL. A través de un spot que simula una 'road game', la campaña pone el foco en el verano post pandemia, en el que hay que salir a celebrar la retirada de las restricciones. "Tendemos a disfrutar del descanso de una manera algo improvisada y relativamente desorganizada. Esta conceptualización del verano y las vacaciones entraña un riesgo inherente al connotar la permisividad y la laxitud normativa como esencia del descanso", advierte Izquierdo.

En verano, se relajan las medidas de control de los padres

Desde la irrupción de la pandemia han aumentado los casos de cuadros ansioso-depresivos entre los jóvenes. "El alcohol supone un enorme peligro para su salud mental porque es un depresor del sistema nervioso, aunque produce efectos euforizantes y desinhibitorios en la primera fase" alerta el psicólogo.

"Sabemos que el consumo de alcohol se da más cuando los menores están mucho tiempo fuera de casa, sin supervisión, y disponen de dinero" indica Joan Ramón Villalbí, delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas (PNSD).

En verano, los padres suelen aliviar las medidas de control sobre sus hijos en el contexto veraniego por cuanto los identifican como espacios familiares y seguros. Por ello, este año como novedad la campaña también ofrece un decálogo dirigido a padres para orientarles a hablar con sus hijos de una manera "abierta, dialogante y no autoritaria" con el objetivo de que puedan anticipar los riesgos a los que van a enfrentarse este verano. Los expertos sugieren mostrar cercanía, advertir de la presión que van a sufrir y supervisar las actividades de ocio.

8 puntos sobre el alcohol que hay que conocer

1. Cuando salga de noche, adelantar que le vamos a preguntar qué ha pasado cuando regrese, que nos vamos a fijar en cómo vuelve; no es desconfianza, sino preocupación sincera", detalla el psicólogo de Asociación DUAL. Asimismo proponen supervisar, controlar y administrar la cantidad de dinero de la que dispone el menor.

2. En las fiestas conviene poner una hora límite de llegada y trabajar en equipo con los padres de los amigos de nuestros hijos", concreta Izquierdo.

3. En relación al impacto del alcohol en la salud mental de los menores, desde DUAL alertan de los elevados riesgos que entraña el alcohol en menores en una etapa de la vida en que el cerebro continúa en fase de desarrollo. "En general la salud mental de la población se ha visto afectada por la pandemia y los jóvenes son un grupo más vulnerable, con lo cual su salud mental está más comprometida", precisa. En ese sentido, el psicólogo advierte de que se están observando cuadros de ansiedad asociados a cierto ánimo depresivo.

4. El alcohol es un depresor del sistema nervioso central con lo cual, si tenemos un cuadro ansioso-depresivo de base y lo regamos con alcohol, lo estamos alimentando para que empeore", reconoce. Además, los menores empiezan a consumir alcohol por presión de grupo y la necesidad de ser aceptados. "A eso hay que añadir la baja percepción de riesgo por parte de los jóvenes", indica

5. El consumo de alcohol tiene una primera fase euforizante y desinhibitoria que puede llevar a que el menor entienda que está mejorando de sus síntomas gracias al alcohol. "Esto es peligrosísimo porque está en un periodo de formación de su cerebro y desarrollo de su personalidad", puntualiza Izquierdo. Además puede reforzar y consolidar su consumo habitual, "y no parece buena idea consumir un depresor para tratar la depresión", añade.

6. Ley de prevención, supervisión parental y botellón. En la línea de lo comentado, desde el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, adelantan que están trabajando en el Anteproyecto de Ley para la Prevención del Consumo de Alcohol en Menores en coordinación con todos los ministerios implicados. "Estamos en la fase previa, queremos pulir el borrador y consultarlo con todos los ministerios, hay coordinación pero no sin dificultades porque cada ministerio tiene sus prioridades", señala Joan Ramón Villalbí, delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas (PNSD). En relación con la prevención, el delegado admite que el consumo de alcohol se da más cuando los menores no tienen supervisión.

7. Cuando están fuera de casa hasta más tarde y cuando tienen más dinero, por tanto estos son elementos que las familias pueden tener en cuenta", sugiere el delegado del PNSD. "Aquellos menores que sus padres no saben con quién están tienen muchos puntos para estar metidos en algún lío", añade. En ese sentido, sobre el botellón el delegado lamenta la sensación de trivialización del consumo. Para el delegado el botellón es fruto de cambios sociales vividos en los últimos años, donde el coste del alcohol sigue siendo muy barato.

8. En España no está separada la venta de alcohol de la venta de alimentos y además "hemos tenido cambios en la regulación del comercio que han alargado mucho los horarios comerciales, con lo cual tenemos una oferta de alcohol a muy bajo coste en horario nocturno, que años atrás no se daba", precisa el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.Asociación DUAL.

Decálogo para padres sobre el alcohol

Para la prevención del inicio temprano del consumo de alcohol en menores, los expertos de la Asociación DUAL han elaborado este decálogo para padres:

1. Mostrar cercanía: debemos comunicarnos con nuestros hijos menores, resultar razonables y confiables, mostrarnos compresivos y solidarios.

2. Anticipar: advertir que este año probablemente van a sufrir presión para probar el alcohol por parte de su grupo de iguales y lo difícil que va a ser continuar sin hacerlo. Recordarles que "este verano se la van a jugar".

3. Posponer: no tienen que hacer ahora mismo algo que podrán hacer más adelante, no hay prisa, ahora no toca.

4. Reconocer: pedir opinión a nuestro hijo sobre este asunto, sin juzgar, valorando su punto de vista y tratando de estimular su espíritu crítico.

5. Repudiar: hay que esforzarse individualmente y en alianza con otros padres por rechazar y marginar la forma de beber mediante botellón o sobreingesta compulsiva.

6. Supervisar: cuando salga de noche, adelantar que le vamos a preguntar qué ha pasado cuando regrese, que nos vamos a fijar en cómo vuelve. Matizar que no es desconfianza en él sino preocupación sincera.

7. Controlar: en las fiestas conviene poner una hora límite de llegada a casa o retorno al amparo paterno. Puede ser buena idea programar encuentros periódicos intermedios ("te quiero ver cada hora aquí, te acercas y luego, si todo está bien, te puedes volver a ir"; o "me haces una videollamada, que yo te vea").

8. Administrar: es importante limitar la cantidad de dinero que se le da al menor: es mejor dar poco y a menudo que mucho y de golpe.

9. Trabajar en equipo: sigue siendo importante coordinarnos con los padres de los amigos de nuestros hijos y compartir el mismo posicionamiento. De este modo, tendremos otros aliados, nuestro criterio será avalado de forma homogénea por los padres de los amigos de nuestros hijos.

10. Sancionar: en todo caso, si nuestro hijo transgrede las normas, debemos aplicar consecuencias. Pero si lo hace bien, también hay que reconocérselo y sancionarlo positivamente.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar: 

Botellón, alcohol y adolescentes: un cóctel de riesgo

Cómo enseñar fuerza de voluntad a un adolescente

Riesgos del consumo de alcohol entre adolescentes

Contador

Más información