Actualizado 03/05/2022 12:46

Aprendizaje y juegos perfectos para recién nacidos

Estos son grandes consejos para que tu hijo recién nacido aprenda mientras se divierte jugando con sus padres.
Estos son grandes consejos para que tu hijo recién nacido aprenda mientras se divierte jugando con sus padres. - ISTOCK

Que el aprendizaje y el juego son compatibles es algo consabido. Pero que esto puede aprovecharse desde las edades más tempranas quizás pueda pasar por alto para los padres. Incluso los recién nacidos pueden recibir educación al mismo tiempo que disfrutan, generando un mayor vínculo en todas las familias desde las etapas iniciales de los hijos,

Aunque parezca lo contrario, los recién nacidos son perfectamente conscientes del mundo que los rodea. Quizás no lo sientan del mismo modo que un adulto, o un niño de más edad, pero con actividades como el juego se les permite aprender diferentes habilidades como comunicarse, socialización y entendimiento de su entorno. Y es que incluso en el primer mes de vida se podrá adquirir nuevas habilidades gracias a estas actividades e interacciones con sus padres.

¿Qué pueden aprender los recién nacidos?

Lo primero que pueden aprender los bebés es a conectar con sus padres a través del sentido del tacto, el sonido o algunos rasgos de la cara. De esta forma podrán relacionar la presencia de los progenitores con la satisfacción que ofrecen estos juegos. Desde la Fundación Nemours advierten que incluso desde tan pequeños los recién nacidos ya están preparados para aprender sobre el mundo que les rodea.

Un recién nacido es capaz de aprender sobre el mundo que les rodea, reconociendo y respondiendo a las voces de sus padres, incluso a otros sonidos interesantes, poniéndose en un estado de alerta y entrando en un estado de actividad. El bebé, a su vez, jugar intentando encontrar de dónde procede el sonido de su alrededor y orientando su cabeza hasta encontrar el origen.

Se puede favorecer este aprendizaje con sonrisas y otros sonidos tranquilizadores, así como aprovechando el sentido del tacto a través de caricias suaves. Cuando los padres les sonríen y les habla a sus bebés, sus voces se convertirán en un manantial de calma y consuelo. De esta forma, el bebé aprenderá a vincularse a sus progenitores y mostrar más favorable ante actividades como la alimentación.

Ayudara aprender con el juego

Mientras los padres cuidan de su recién nacido, pueden hablarles, sonreírles e interactuar con ellos. En las primeras semanas de vida se les puede presentar juguetes sencillos apropiados para su edad, pensados para desarrollar los diferentes sentidos: sonajeros, juguetes con texturas, objetos musicales, espejos de cuna. También puede ayudar el uso de móviles de colores y de patrones contrastados.

Otras ideas con buen resultado pueden ser:

- Poner música tranquila y sostener a los bebés en brazos, moviéndose a su ritmo.

- Elegir una canción de cuna y cantársela a los bebés con frecuencia. De esta forma, la familiaridad con los sonidos y palabras tendrán un efecto calmante sobre el recién nacido.

- Sonreírles, sacarles la lengua y otras muecas faciales para que los niños las estudie y aprenda con ellas al tiempo que las imita.

- Usar su juguete favorito para focalizar la atención en él, mientras lo sigue con la mirada.

- Hablar y leerles cuentos a los bebés.

Damián Montero

Te puede interesar:

- El cerebro del bebé: nacemos con 100.000 millones de neuronas

- Ejercicios de estimulación para el neurodesarrollo del bebé

La plasticidad del cerebro de los bebés

- Estimulación para bebés: cómo aprovechar el verano

- Estimulación para bebés de 0 a 12 meses

Contador

Para leer más