Bebés felices: cómo hacer feliz a tu bebé

Bebés felices: cómo hacer feliz a tu bebé
ISTOCK

La mayor satisfacción de cualquier familia es que sus hijos sean felices. Que crezcan en un ambiente que favorezca su desarrollo, en el que se sientan cómodos, seguros, contentos y puedan alcanzar todas sus metas.

La voz de mamá, el balanceo, la música, un paseo... son algunas de las cosas que hacen felices a los bebés cuando estamos con ellos. Cuando esto no es posible y debemos dejarles en la escuela infantil, sus educadoras tienen también numerosos recursos para que el día a día de tu bebé sea feliz.

5 ideas para hacer feliz a tu bebé

Estos son los puntos fundamentales que se pueden fomentar desde la escuela infantil para que los pequeños se desarrollen en un clima en el que aprendan a ser felices.

Artículo relacionado:
- Las 5 claves del bebé más feliz

1. Realizar actividades que les gusten a los pequeños. A estas edades, son felices a través del juego. Todas aquellas actividades que impliquen manipular, experimentar, que se puedan hacer en grupo... "Disfrutan mucho haciendo actividades con sus papás en casa para después poder compartir el resultado con el resto de compañeros en la escuela", comenta Carolina Fernández, directora de la escuela infantil Nemomarlin Boadilla.

2. Compartir experiencias con ellos: jugando, enseñándoles cosas nuevas, escuchándoles* en definitiva, dedicándoles tiempo. En opinión de Fernanda Morales, directora de Nemomarlin Paseo de la Habana: "lo más importante para que un niño sea feliz es sentirse querido, valorado y único".

3. Crear entornos propicios en los que se sientan cómodos y seguros: es importante que los niños se sientan seguros en los lugares donde más tiempo pasan, como la escuela infantil. Un entorno en el que se sientan libres, puedan divertirse, descubrir, aprender... También ayuda que estén rodeados de otros niños de su misma edad, ya que la compañía y el juego compartido aumentan la felicidad.

Fernanda Morales explica que "celebramos nuestros Happy Days, jornadas en las que los adultos vuelven a la infancia y se preguntan: ¿Qué te gustaría hacer si tuvieras uno, dos o tres años? Y en base a eso celebramos días especiales para los niños, actividades que despiertan su imaginación y creatividad". "Hay veces que hemos hecho nieve artificial y convertido un aula en una estación de esquí, hemos empapelado toda una clase (paredes y suelo) y dejado que los niños pinten con cualquier parte de su cuerpo o con cualquier material al compás de la música, otro día hicimos pompas gigantes de jabón, tuvimos el día de pisar charcos, pintar con hielos gigantes...", comenta Carolina Fernández.

4. Desarrollar la inteligencia interpersonal e intrapersonal. El proyecto educativo de Escuelas Infantiles Nemomarlin se asienta sobre el desarrollo de ocho tipos de inteligencias. Con la interpersonal se trabaja la capacidad de comprender a los demás, de saber relacionarse con otros y ser capaz de adaptarse en diferentes grupos sociales. Con la intrapersonal somos capaces de conocernos a nosotros mismos, identificar y expresar emociones y sentimientos y regular nuestra conducta. El desarrollo de ambas inteligencias también da a los niños herramientas para tener confianza en sí mismos, conocerse y saber buscar la felicidad.

5. Alentar los logros personales: los niños son más felices si consiguen sus objetivos por sus propios méritos. Desde la escuela se les puede motivar y animar a que vayan logrando pequeñas metas a través del aprendizaje.

Pero sin lugar a dudas el juego es una de las mejores maneras que tienen los niños de interiorizar todo lo que se les enseña. Qué mejor manera de aprender y ser feliz que jugando.

Alba Rabadán
Asesoramiento: Fernanda Morales, directora de Nemomarlin Paseo de la Habana de Madrid. Carolina Fernández, directora de la escuela infantil Nemomarlin Boadilla.

Te puede interesar:

Bebé seguro, adulto feliz

Los beneficios del 'piel con piel'

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.