Bases científicas de la educación temprana

La estimulación temprana y su base científica
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Muchos padres se preguntan si existe necesidad, obligatoriedad o conveniencia de estimular las capacidades del niño hasta los 3 años y de qué modo. Además, les preocupa conocer qué sucede con los aprendizajes posteriores a esta etapa, si no se realizan actividades que se autodenominan de estimulación temprana.

La presencia o ausencia de este tipo de actividades en los colegios es un factor que parece cobrar importancia a la hora de elegir un centro de preescolar u otro.

La ciencia viene mostrando desde mitad del siglo pasado, que la intervención temprana dirigida a niños con trastornos definidos o de riesgo, logra mejorar su desarrollo. Asimismo, los científicos han tratado de verificar, por ende, que también las actuaciones aplicadas tempranamente en población infantil sin trastornos definidos ni de riesgo, supuestamente mejoran sus capacidades. Sin embargo, esta última afirmación no se ha podido demostrar.

A pesar de ello, se siguen lanzando afirmaciones tan polémicas como "cuanta mayor estimulación ambiental, más inteligente será nuestro hijo", o "lo que no le enseñes al niño en estos tres primeros años, nunca más lo podrá aprender".

Disciplinas de la educación temprana

Entre las bases de la educación temprana se encuentran varias disciplinas: la neurología evolutiva, la psicología del aprendizaje y la psicología maduracionista, aunque la neurología es la que más interés parece tener entre padres y educadores.

De hecho, muchos de ellos, cautivados por el rápido crecimiento y desarrollo que parece tener el cerebro del niño en este trienio, pueden caer en la tentación de artificializar la situación ambiental de aprendizaje o el desarrollo normal de su hijo, en aras de mejorar el desarrollo del niño. El peligro inmediato es que las propuestas se conviertan en antinaturales y estresantes para el niño y, por tanto, contraproducentes para su desarrollo. Es decir, tanto la hipoestimulación como la hiperestimulación, son aspectos que se deben evitar a toda costa.

Herencia y ambiente para la educación temprana

La educación temprana en los tres primeros años de vida busca fundamentalmente que el niño desarrolle armónicamente el área del lenguaje, de la socialización, el área motora y el área de autonomía personal. En el desarrollo de dichas áreas, la herencia juega un papel importante pero no menos que el ambiente y entorno social favorable.

Es fundamental saber que la base natural de la estimulación que necesita un niño para desarrollar las capacidades básicas, ya está a disposición de un entorno cultural normal, donde se le ofrece inconscientemente gran cantidad de estímulos (satisfaciendo su curiosidad, leyéndole lo que está escrito en un cartel, o simplemente, cuando el niño juega con sus hermanos o amigos). Por tanto, aunque los padres no hagan "determinados ejercicios de estimulación" con su hijo, no implica que le vaya a faltar la estimulación necesaria para desarrollar sus capacidades. Es cuestión de pasar tiempo con los hijos, de aprovechar la vida cotidiana para hablarles, de ponerle música, de desarrollar su vida social, etc...

Otra cosa distinta es cuando el niño sufre alguna anomalía o trastorno. En este momento, es una tarea imperiosa llevar a cabo un programa de intervención, porque en su ausencia el desarrollo madurativo se producirá de una manera mucho más lenta.

¿Educación temprana en la guardería?

La legislación española sostiene que el niño en la primera etapa de la educación preescolar (0 a 3 años) se puede beneficiar del aprendizaje a través de un sistema formal.

Sin embargo, aunque exista este reconocimiento legal y se sepa que el niño puede estar en un entorno educativo rico en estímulos, lo que deberá preocupar al educador es que la cantidad y calidad de estos estímulos sean razonables y cuidadas.

Como señala el especialista Heese "la hiperestimulación, la estimulación fluctuante y la estimulación a destiempo, son tan nocivas para los sistemas funcionales como la subestimulación misma". Esta es una referencia que se debe tener en cuenta a la hora de escoger escuela de preescolar para el niño.

Sonia Rivas Borrell

Más información en el libro: La educación temprana de 0 a 3 años. Autora Ana Sánchez, profesora de Educación Infantil

Te puede interesar:

- 12 ejercicios por edades para fomentar la estimulación temprana

- Estimulación para bebés de 0 a 12 meses

- Cómo estimular el lenguaje del bebé

- El desarrollo del habla en los niños

- La importancia del juego en el desarrollo de los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.