Actualizado 29/07/2022 13:11

Madre lactante: 6 consejos para sobrevivir a la ola de calor

La lactancia en plena ola de calor
La lactancia en plena ola de calor - ISTOCK

Las altas temperaturas pueden causar deshidratación y sobrecalentamiento, afectando negativamente al suministro de leche en las madres. La deshidratación en bebés también puede provocar que aumente su demanda de leche, por lo que se recomienda eliminar horarios de alimentación y ofrecer leche a demanda.

La lactancia materna puede ser una de las etapas más enriquecedoras y a la vez complicadas de la maternidad. Con la llegada del verano y la reciente ola de calor, las madres lactantes se enfrentan a nuevos retos para amamantar o extraer leche. Los efectos de las altas temperaturas y la alteración de la rutina son evidentes en las madres y sus bebés, y pueden dificultar la lactancia.

6 consejos para madres lactantes y la ola de calor

Para que todas las madres lactantes puedan alimentar a sus bebés mientras luchan contra esta insufrible ola de calor, los expertos de Elvie nos hacen las siguientes recomendaciones: 

1. Mantente hidratada

La deshidratación y el sobrecalentamiento como consecuencia de las altas temperaturas pueden causar problemas de suministro de leche, así como la deshidratación del bebé. Es fundamental que cuando des el pecho tengas un vaso de agua a mano para mantenerte hidratada, así como aumentar la ingesta de agua y comer frutas ricas en agua como naranjas, sandía, arándanos y melón a lo largo del día.

También es esencial que estés atenta a los signos de deshidratación de tu bebé. Estos incluyen irritación, palidez, micción menos frecuente, boca y labios secos y somnolencia, entre otros3.

2. Olvídate de los horarios

Con un metabolismo más rápido que el de los adultos, los bebés son más propensos a deshidratarse cuando hace calor. Por ello, es habitual que los bebés pidan más leche durante los meses de verano. Para mantener un nivel adecuado de hidratación, se recomienda eliminar los horarios de alimentación establecidos y ofrecer la leche siempre que quieran, mediante tomas más cortas pero más frecuentes. Hay que tener en cuenta que los bebés menores de 6 meses alimentados con lactancia materna no necesitan beber agua, ya que la reciben exclusivamente de la leche.

3. Encuentra un espacio para relajarse

Es casi imposible evitar sentirse incómodo y tenso durante estos días de calor. No estar lo suficientemente relajada puede provocar una disminución de la cantidad de leche extraída, así como un aumento de la frustración y la ansiedad. Elegir un espacio o habitación resguardada del sol y del calor del verano es otra de las recomendaciones más importantes para sentirse cómoda antes de amamantar o extraer la leche. Una opción viable es el uso de un ventilador o aire acondicionado, sin embargo, en estos casos, es necesario evitar la exposición directa del bebé al flujo de aire.Otra alternativa es darse una ducha fría o un baño en la piscina antes de la siguiente toma para refrescarse y relajarse antes de la siguiente toma, favoreciendo el flujo de leche.

Si estás extrayendo leche, encuentra el modo adecuado para ti. Elvie Pump tiene un modo de estimulación y otro de expresión, así como siete ajustes de intensidad para que puedas encontrar el nivel que le resulte más cómodo y eficaz. El "modo de estimulación" tiene un ritmo de bombeo más rápido para estimular la bajada de la leche y después de dos minutos cambia automáticamente al "modo de extracción", un ritmo de bombeo más lento para una extracción de leche eficiente. También puedes cambiar de modos manualmente a traves de la aplicación.

4. Lleva y viste con ropa fresca

Reducir la cantidad de ropa o accesorios ayuda a contrarrestar los efectos del calor del verano. Por ello, es necesario que tanto tu ropa como la de tu bebé sean lo más ligeras y frescas posible para reducir tu temperatura corporal.

También es habitual que la cabeza del bebé sude mucho mientras come, debido al esfuerzo que supone la succión. Para evitarlo, se recomienda colocar una gasa fina en el brazo donde descansa el bebé.

5. Asegúrate de que llevas protección solar

En esta época del año, se suelen realizar cientos de actividades al aire libre, como ir a la playa o a pasear. Con esta mayor exposición al sol, el protector solar se convierte en tu fiel aliado. Cuando des el pecho o te extraigas la leche al aire libre, asegúrate de estar bien protegida y aplícate crema solar SPF+50 cada dos horas, tanto para ti como para tu bebé (sólo si éste tiene más de seis meses). En caso de que el bebé sea más pequeño, se recomienda mantenerlo alejado de la luz solar.

También se recomienda limpiar la zona del pecho antes de amamantar para evitar que el bebé ingiera cualquier residuo que pueda quedar en la piel.

6. Conserva la leche extraída en el frigorífico

Aunque el bombeo permite almacenar y conservar la leche materna hasta 4 horas a temperatura ambiente, en situaciones de calor extremo como la actual, se recomienda refrigerarla si no se va a consumir inmediatamente. De esta forma, puedes conservar la leche hasta 3-5 días en la nevera, además de evitar la proliferación de bacterias y garantizar la conservación de las propiedades de la leche5.

En caso de que tengas que transportar la leche extraída, utiliza una bolsa refrigerante o una nevera con bloques de hielo para mantenerla fría.

Marina Berrio
Asesoramiento. Equipo de expertos de Elvie

Te puede interesar:

La lactancia materna vale la pena

3 claves de la lactancia materna

- Ana Molina: "El mejor regalo para nuestros hijos es asegurarles una buena protección solar en la infancia" 

- La lactancia aumenta la inteligencia del bebé

Contador

Más información