Educación

El oso, la mona y el cerdo. Fábulas para niños

El oso, la mona y el cerdo
Foto: SUSANA ROSIQUE Ampliar foto

La fábula El oso, la mona y el cerdo enseñará a los más pequeños a fiarse de las opiniones de quien sabe y a no confiar en las opiniones de todos, pues no todo el mundo tiene un criterio válido.

Las fábulas infantiles son cuentos para niños con una lección final que ayuda a educar en valores a tus hijos.

El oso, la mona y el cerdo, una fábula sobre las opiniones ajenas.

Un oso, con que la vida

ganaba un circense,

una no muy bien aprendida

danza ensayaba en dos pies.

Queriendo hacer de persona,

dijo a una mona: "¿Qué tal?".

Era experta la mona,

y le respondió: "Muy mal".

"Yo creo -replicó el oso-,

que me haces poco favor.

Pues, ¿mi estilo no es garboso?

¿No hago el paso con primor?".

Estaba el cerdo presente,

y dijo "¡Bravo! ¡Bien va!

Bailarín más excelente

no se ha visto ni verá".

Y pensó el oso: "Me desaprobaba

la mona y llegué a dudar;

pero ahora que el cerdo me alaba,

es que ¡muy mal debo bailar!"

Moraleja de la fábula El oso, la mona y el cerdo


¿Qué enseña a los niños la fábula infantil de El gusano de seda y la araña? Si el sabio no aprueba algo, malo; y si el necio lo aplaude, ¡peor!


Descarga la imagen para colorear de esta fábula