Profesores nativos, sí, pero sobre todo expertos

MADRID, 09 Octubre

Hace ya tiempo que el sistema educativo público español empezó a tomarse en serio las enseñanzas en inglés. En 1996, comenzaron a impartir clase los primeros 43 centros bilingües públicos de la red del Ministerio de Educación con el British Council, un modelo que luego readaptaron las distintas comunidades autónomas.

Los estudiantes ya no se avergüenzan de pronunciar y cada vez más universidades públicas ofrecen grados bilingües. En medio de esta carrera para conseguir que los españoles hablen idiomas desde muy niños, una región ha reabierto el debate sobre cuál es el mejor perfil para enseñar idiomas. La expresidenta madrileña Esperanza Aguirre apeló a la insumisión para poder contratar docentes nativos sin pasar por un proceso de oposiciones. Y, antes de que un cambio de normativa lo permitiera, incorporó a la red pública a una treintena de docentes de Gran Bretaña e Irlanda del Norte que imparten Educación Física, Tecnología y Plástica. Hablan inglés, pero no español.

Su elección -que otras comunidades autónomas como Andalucía quieren seguir previo desarrollo de una normativa específica- plantea una serie de preguntas relativas a la docencia de idiomas. ¿Es mejor recibir clases de un profesor nativo? ¿Cuáles son los requisitos indispensables que debe cumplir un docente de idiomas? ¿Y cuál es el estado de salud del aprendizaje de otras lenguas en España?

Leer más: El País

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.