10 consejos para mantener una boca sana en el embarazo

Salud bucodental en embarazadas
Foto: ING IMAGE Ampliar foto

La mujer embarazada experimenta una serie de cambios en su organismo, debido fundamentalmente a la acción de las hormonas, que pueden llevar a la aparición de problemas en los dientes y encías, mermando su salud bucodental.

Para evitarlo, conviene visitar regularmente al dentista durante el embarazo, llevar una correcta higiene dental, una alimentación saludable y equilibrada y cambiar el cepillo de dientes cada tres meses. Estas bases son esenciales para mantener una buena salud bucodental, pero además toma nota de estos consejos:

10 consejos para mantener una buena salud dental

1. Informar debidamente al dentista. Tan pronto como se crea que se puede estar embarazada, hay que informar al dentista. Es importante matizar que el diagnóstico radiológico, a día de hoy, está considerado seguro en la mujer embarazada y el riesgo es extremadamente bajo. Asimismo, es aconsejable informar al dentista acerca de los medicamentos que se estén tomando. Si la mujer presenta dolor, algún tipo de infección o enfermedades periodontales, el tratamiento deberá realizarse sin tardanza pues es más negativa la consecuencia de la infección que el tratamiento en sí.

2. Acudir a revisiones trimestrales. Los cambios hormonales que se producen durante el periodo de gestación condicionan cambios en todo el organismo y en especial en la salud de la boca. Es recomendable visitar trimestralmente al dentista para prevenir posibles problemas y detectar alteraciones. Si sólo se puede ir una vez, la mejor época es entre el cuarto y sexto mes de gestación.

3. Estar alerta ante los problemas periodontales. Al aumentar el fluido sanguíneo durante el embarazo por los cambios hormonales, es más probable que se sufra sangrado o enrojecimiento en las encías, más conocido como gingivitis. Este tipo de trastorno es más frecuente a partir del tercer mes de embarazo. Si las encías están inflamadas o enrojecidas, si sangran o si presenta movilidad dental, puede ser síntoma de que se padece esta patología, sin que probablemente se haya generado durante el embarazo. En estos casos, hay que acudir inmediatamente al dentista porque estas enfermedades han sido relacionadas con un mayor riesgo de nacimientos prematuros con bebés de bajo peso. Además, si se controlan este tipo de enfermedades, se reducirá la transmisión de bacterias desde la madre hacia el bebé.

4. Realizarse tratamientos para evitar caries. Durante los nueve meses del embarazo suelen presentarse náuseas y vómitos o cambios en la composición de la saliva (se tiene un PH más ácido), que puede causar un mayor riesgo de caries y erosión dental. Para ello es recomendable el tratamiento con flúor que nos ayudará a prevenir la caries.

5. Cepillarse después de cada comida durante al menos 3 minutos. Para paliar posibles afecciones dentales, es clave más que nunca limpiarse los dientes y la lengua después de cada comida. Además, se aconseja utilizar una pasta de dientes con flúor e hilo dental para eliminar la placa de las zonas donde no llega el cepillo de dientes.

6. Usar un cepillo de cerdas finas. Para no irritar las encías y eliminar cualquier riesgo de gingivitis. Lo más aconsejable es utilizar un buen cepillo eléctrico para mantener una higiene diaria correcta.

7. Reemplazar el cepillo de dientes cada 3 meses. Cuando muestre señales de desgaste o cada tres meses. Se debe cambiar después de un resfriado, ya que las cerdas acumulan gérmenes y pueden provocar otra infección.

8. Alimentación saludable y equilibrada. Junto con una buena higiene bucodental, una dieta saludable y equilibrada es fundamental para prevenir problemas y ayudar a determinar la salud dental y general del bebé. Que la madre ingiera vitaminas A y D y minerales como el calcio y el fósforo es básico para la formación de los huesos y los dientes del bebé.

9. Beber mucha agua. La xerostomía o sequedad de la boca está causada principalmente por los cambios hormonales y la ingesta de medicamentos. Si la padece no deje de planteárselo a su odontólogo.

10. Derribar mitos. No es cierto que durante el embarazo se pierdan dientes ni tampoco que el feto agota las reservas cálcicas de los dientes de la madre para formar sus propias piezas. Siguiendo los consejos anteriores, las embarazadas mantendrán una buena salud bucodental.

Marisol Nuevo

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.