Edulcorantes artificiales, ¿mejores que el azúcar?

Edulcorantes artificiales
ISTOCK

El poderoso atractivo del azúcar sobre nuestro sentido del gusto y los peligros de dejarse arrastrar por esa atracción ha despertado la mala conciencia de muchas personas que han decidido pasarse a los edulcorantes para no engordar. Pero, los edulcorantes artificiales, ¿son mejores que el azúcar?

Es precisamente esta huida de los productos azucarados la que ha dado lugar al incremento del uso de los edulcorantes artificiales. Aunque en un principio surgieran para satisfacer la necesidad de endulzar en personas diabéticas, en la actualidad son usados por su bajo o nulo valor calórico en cafés, refrescos y postres.

Sin embargo, su consumo no está libre de polémicas: ¿son perjudiciales para la salud? ¿Cuál sería el más recomendable? ¿Qué cantidad diaria no se debe de sobrepasar?

Características comunes a los edulcorantes

Conveniente recordar que para que un edulcorante natural o artificial pueda ser utilizado por la industria alimentaria debe cumplir con los requisitos propios de su función, es decir, que su sabor dulce se perciba rápidamente y desaparezca también con rapidez, que no deje regusto final, que resista los tratamientos térmicos a los que se va a someter el alimento (edulcorantes en masas de bizcocho o en el microondas), etc. En resumen, que se parezca lo más posible al azúcar común. En segundo lugar, debe haber pasado controles que garanticen su inocuidad.

Edulcorantes: el ciclamato y la sacarina

Pero entonces, si hay tanto control, ¿por qué se ha asociado el consumo de algunos edulcorantes con el cáncer? Surgieron dudas cuando estudios iniciales mostraron que el uso de ciclamato en combinación con la sacarina causó cáncer de vejiga en animales de laboratorio. Sin embargo, estudios posteriores con animales de laboratorio y estudios epidemiológicos en humanos no han demostrado esta relación.

En cualquier caso, actualmente el ciclamato sigue prohibido en Estados Unidos, no así en la Unión Europea donde la recomendación es no superar la IDA (Ingesta Diaria Admisible) que para este edulcorante es de 7 mg por cada kilo de peso corporal. Precisamente ahí reside la clave, en no superar esta cantidad, que es una estimación de la cantidad de aditivo alimentario, expresado en función del peso corporal, que puede ingerirse diariamente de por vida sin riesgo de salud apreciable.

La estevia: un edulcorante natural

La estevia (Stevia rebaudiana), planta nativa de Paraguay, comenzó a ser investigada en el siglo XIX: Los indígenas de Paraguay ya empleaban esta planta en el siglo XVI para endulzar bebidas y medicinas. Ahora sabemos que este edulcorante, aunque es más dulce que el propio azúcar, el extracto de stevia puede llegar a ser hasta 300 veces más dulce que el azúcar de mesa, no tiene calorías.

Sin embargo, esto no significa que el mero hecho de cambiar azúcar por stevia nos haga perder peso de forma milagrosa. La estevia es simplemente una alternativa al azúcar. La estevia y otros edulcorantes artificiales aprobados para su consumono parecen presentar ningún riesgo para la salud cuando se usan con moderación.

No podemos olvidar que los alimentos que contienen edulcorantes no son precisamente los más saludables desde el punto de vista nutricional, por lo que la principal recomendación es que su consumo sea ocasional.

Pedro J. Toranzos. Licenciado en Farmacia, diplomado en Dietética y Nutrición, máster en Dietética.

Te puede interesar:

- Dónde está oculto el azúcar en los alimentos

Azúcar, principal enemigo de la salud infantil

- Proponen reducir en un 40% el azúcar en los refrescos para frenar la obesidad

- Seis cucharadas de azúcar al día, el límite para los niños

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.